Escándalo con Sampaoli en un puesto de bondiolas: “¡Me das ganas de convocar a Desábato, pelotudo!”

El Canciller - Comentarios

Son días difíciles para Jorge Sampaoli. “De mierda”, según repite su asistente ejecutivo, Juan Carlos Beccacece, mientras peina otra vez su lacio perfecto. Es que a horas nada más de conocerse un grave incidente con la policía de tránsito, trascendió ahora un audio del técnico de la selección argentina peleando el precio de la bondiola en un puesto de Costanera: “Si quiero, convoco a Azuqui y te hago llorar todo el año, basura”, habría dicho el entrenador, de acuerdo a dos y hasta tres testigos sobrios.

Todo comenzó en la mañana del sábado, cuando Sampaoli salía de Jet dispuesto a desayunar un sandwich de bondiola. “Te faltan 20, aumentó”, fue la respuesta del encargado cuando el ex DT del Sevilla le preguntó “dónde mierda” estaba el cambio. Lo que siguió fue un escándalo de proporciones mayúsculas.

Siempre según el relato de testigos que también salían del local bailable, el técnico oriundo de Casilda se indignó a tal punto que habría amenazado con convocar a “otros muertos”, además de los que ya lucen la camiseta de la Selección.

Entre otros, Sampaoli habría mencionado a Leandro Desábato, de Estudiantes de La Plata. También a Carlos Auzqui y hasta al Patito Galmarini, de Tigre.

En medio de decenas de curiosos que se iban acercando, y ante un encargado de bondiolas visiblemente conmovido, Sampaoli fue todavía más allá y advirtió que el arquero en el Mundial sería “Poroto Lux”, momento en el cual tuvo que intervenir la policía para que el asunto no pasara a mayores.

Voceros de la AFA admitieron el incidente, pero trataron de minimizarlo. “El petiso es bocón, pero gonca, no pasa nada”, advirtieron cerca del Chiqui Tapia, donde recordaron el altercado con un microfonista uruguayo durante las Eliminatorias: “Lo boqueó y cuando terminó el partido corrió más que el rumor de que Aníbal Fernández va preso”.

Por su parte, el todavía director técnico de la Selección ofreció unas tímidas disculpas. Tan tímidas, que nunca aparecieron: “Que se vaya al carajo el mala leche ese, ahora mando la lista y que se lo fumen a Angeleri”, concluyó.