“Es delito difundir escuchas de un juzgado”: apunta Canicoba Corral a Majul y salpica a Lijo

El Canciller - Comentarios

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral consideró que Luis Majul podría haber cometido un delito al filtrar las escuchas entre la expresidente Cristina Fernández de Kirchner y el ex titular de la AFI Oscar Parrilli. Sin embargo, el magistrado sostiene que las los audios salieron de la oficina de su par Ariel Lijo o de María Servini, pero que es “muy difícil” determinar de cuál de ellas.

“Es delito violar cuestiones secretas y difundir escuchas que surgieron en un juzgado, pero hay que ver cuál es la modalidad de la filtración”, remarcó Canicoba Corral apuntando a Majul, pero agregó que “todavía no hay calificación de delito porque no sabemos el modus operandi”. Pese a que el periodista puede ser citado ante la justicia, no tiene el deber de revelar la fuente.

“Luis Majul podría haber incurrido en un delito por la filtración de las escuchas, pero depende de la modalidad”

Según determinó el juez, “si [Majul] encontró las cintas tiradas en la calle, no cometió un delito, pero si las compró o se las dio un funcionario público ya es otra cosa”. Parrilli, uno de los víctimas de la filtración, ya había presentado una denuncia por difusión de escuchas, que en los próximos días el ex funcionario ampliará.

“Majul podría ser citado a testimonial por la filtración de escuchas a Cristina Kirchner, pero puede no revelar la fuente”

Prisión preventiva y persecución en su contra


“La preventiva es un castigo anticipado, a veces puede caer sobre un inocente. Sin embargo, no participo de las ideas conspirativas respecto a las prisiones preventivas dictadas por jueces contra ex funcionarios“, remarcó.

“Pareciera haber menguado el ataque político a jueces de Comodoro Py. Sin ninguna duda hubo una persecución en mi contra. Se aludía a una mala fama mía injustificada, a lo mejor esa mala fama es ser un juez independiente”, afirmó Canicoba Corral; y agregó: “No tengo ninguna duda que las campañas mediáticas son una forma de presionar a los jueces“.