Entrenador europeo y U$S 25 millones en refuerzos: radiografía del Flamengo

Líder en el Brasileirao, invicto hace 14 partidos y con estrellas de Europa, el rival de River quiere romper su karma con la Copa Libertadores.
El Canciller - Comentarios

Flamengo será el rival de River Plate en la inédita final de la Copa Libertadores, a partido único y en cancha neutral. El equipo más popular de Brasil regresa a la definición continental tras 38 años de ausencia. Aquella vez, en 1981, se alzó con su primera y única Copa Libertadores. Será apenas su segunda definición.

Decidido a romper con la sequía, conformó un plantel estelar, con un técnico europeo multicampeón y cuatro refuerzos provenientes del Viejo Continente. “Es el mejor equipo de Brasil en los últimos 10 años”, resume un periodista de O Globo ante El Canciller.

El Mengao invirtió 100 millones de reales (U$S 25 millones) en incorporaciones a lo largo del 2019. No es casualidad: el expresidente Eduardo Bandeira de Mello encaró una reestructuración financiera en los últimos seis años y, sumado a millonarias ventas de juveniles al exterior, le dejó a su sucesor, Rodolfo Landim, una fortuna para armar un equipo todopoderoso. Es el club que más cobra por derechos televisivos y el que más plata tiene en todo el país.

A principios de año, cuando despuntaba la competencia, ya se posicionaba como uno de los favoritos al título. Tenía nombres de primera línea en su plantel, pero no lograba plasmar la jerarquía en cancha. Sufrió hasta la última fecha para clasificar a los octavos de final y la irregularidad le costó el puesto a Abel Braga, un entrenador renombrado en Brasil que no pudo exprimir todo el potencial que tenía a su alrededor.

jorge jesus

Después de la Copa América, consolidó su mote de principal candidato gracias a compras millonarias que sorprendieron a todo el continente. Su primera apuesta fue en la dirección técnica. La dirigencia contrató a Jorge Jesús, un portugués con amplia trayectoria en el fútbol de su país.

Condujo al Benfica durante seis años, entre 2009 y 2015, período en el que conquistó tres ligas portuguesas y otros títulos locales. Además, perdió dos finales de la Europa League. En 2013, ante el Chelsea, y en 2014, a manos del Sevilla. Luego, permaneció tres años en el Sporting de Lisboa, con el que alcanzó dos campeonatos domésticos. Antes de arribar al equipo carioca, dirigió unos meses en Arabia Saudita.

“Cambió todo con él. Antes, Flamengo era una Ferrari manejada por una persona normal, ahora tiene al piloto perfecto. Le impregnó otro nivel, otro tipo de experiencia y otra visión de juego al equipo. Lo hizo muy ofensivo, muy vertical, hace dos goles y va a buscar el tercero. Tiene una propuesta muy parecida a la de River, busca subyugar al rival”, explica Leo Lepri, un cronista de O Globo ante la consulta de este medio.

Al escoger un técnico europeo, también llegaron los fichajes del extranjero. Para los octavos de final, el Mengao puso toda la artillería e incorporó al lateral izquierdo Filipe Luis, que arribó desde el Atlético de Madrid de Simeone. También adquirió al lateral derecho Rafinha (Bayern Múnich), al español Pablo Marí (Manchester City) y a Gerson (Fiorentina).

En enero ya había incorporado al actual goleador de la Copa, Gabriel Barbosa (Inter de Milán), al uruguayo Giorgian De Arrascaeta, al velocista Bruno Henrique y al defensor Rodrigo Caio (quien, según Lepri, en San Pablo era catalogado como “un jugador de intercountry” y por su actualidad fue convocado a la Selección brasileña por Tité). El cerebro del equipo es el talentoso enganche Everton Ribeiro. Y el arquero es Diego Alves, ex Valencia.

Los resultados son consecuentes con los exorbitantes montos erogados. Además de estar en la final del certamen continental, Flamengo es líder del torneo local, con 10 puntos de diferencia sobre el Palmeiras. Lleva 14 partidos sin perder entre todas las competencias.

“Será el mejor campeón brasileño en décadas. Gana con mucha facilidad en el Brasileirao, no tiene rivales. Las autoridades tienen miedo de que esto se torne un campeonato español, con dos equipos (NdR: Flamengo y Palmeiras) con mucha inversión y el resto muy atrasados. Los demás tienen muchas deudas”, subraya el cronista de O Globo.

River, el mejor equipo de América en los últimos cinco años (tres finales y una semifinal), deberá prestar especial atención a la pelota parada. Esa que tanto lo tuvo a maltraer en La Bombonera ante Boca y que su próximo rival maneja a la perfección: en la goleada 5-0 ante Gremio, tres gritos fueron por esa vía.