Entre las críticas a Arroyo Salgado y las dudas sobre la pericia: quiere Lagomarsino evitar la prisión

El supuesto técnico informático dijo que vivir con la tobillera "es un calvario" y dijo que "le cuesta" creer en los datos de la Gendarmería sobre el cuerpo de Nisman.
El Canciller - Comentarios

En las últimas semanas se acrecentaron las incógnitas sobre el futuro judicial del supuesto técnico informático y estrecho colaborador del fallecido fiscal Alberto Nisman, Diego Lagomarsino. En declaraciones en el ciclo “Mesa Chica” de La Nación+, apuntó contra la ex esposa y jueza federal, Sandra Arroyo Salgado: “Es una mentirosa”.

Visiblemente afectado por el revés judicial que significó el respaldo que brindó la Cámara Federal a la pericia de la Gendarmería, en donde se sostiene que el ex fiscal fue asesinado, el informático dijo que ir preso “sería la injusticia más grande que hay”.

 “Vivir con una tobillera es un calvario”, dijo Lagomarsino

La jueza federal de San Isidro había dicho que “todos los aparatos de telefonía celular y computadoras de Alberto Nisman estaban infiltrados con programas de espías”. Ante esto, Lagomarsino mostró su indignación: “yo no puedo creer lo que acabo de escuchar. Es la ignorancia en la expresión más grande”, afirmó.

Consultado sobre la relación que mantenía con Nisman, el informático no dudó en definirla como “menos que un jefe y más que un amigo“. “A Alberto todos lo trataban de usted y yo lo trataba de vos“, calificó.

Luego de mostrar ante las cámaras la tobillera que lleva puesta en medida preventiva por la Justicia para evitar una fuga,  Lagomarsino confesó: “me arrepiento del quilombo en el que me metió haberle dado un arma a Alberto”. Y dejó sus dudas sobre lo acontecido el 18 de enero del 2015 en un departamento de Puerto Madero. “Me cuesta creer que haya sido un suicidio”.