Entre la “pesada herencia” y los anuncios de Gobierno, el discurso de apertura de Alberto

En su discurso inaugural el Presidente hizo foco especial en la deuda pública, y anunció el envío de proyectos de legalización del aborto y reforma judicial.
El Canciller - Comentarios
@luis Alejandro Espero que esta tibia reforma...

Alberto Fernández cumplió con el protocolo y dio inicio a la apertura de sesiones del Congreso de la Nación. El discurso del Presidente tuvo de todo: críticas  a Macri, balance de sus tres meses al frente del Estado y anuncios que el Frente de Todos tratará de llevar a cabo, entre los que se destacan los proyectos de legalización del aborto y la reforma judicial.

En la mañana del domingo, el Presidente se hizo desear. Es que la cita estaba pautada para las 10 de la mañana y hasta las 12 del mediodía se esperó su presencia. En ese ínterin había llegado al recinto la vicepresidenta Cristina Kirchner quien, sin hablar ante la prensa, dio por inaugurada la sesión.

La llegada del ex jefe de Gabinete trató de ser una devolución de gentilezas a los miles de seguridores que, desde temprano, llegaron a la Plaza de los Dos Congreso. Al lado de su pareja, Fabiola Yáñez, el Presidente fue desde la Rosada, en auto, hasta el Congreso, con las ventanas bajas y saludando a sus seguidores. “Cristina y Alberto, estamos con ustedes”, era uno de los pasacalles principales frente al Congreso. “Periodistas cómplices”, era otro -con firma de la agrupación La Mugica- que daba a entender que, la grieta aún no terminó.

Pesada herencia

Los primeros minutos de su discurso, ante un Congreso que mezclaba funcionarios, gobernadores, legisladores e invitados especiales como Marcelo Tinelli, el referente del Frente de Todos marcó la cancha. “En la Argentina de hoy, la palabra se ha devaluado peligrosamente”, fue el inicio de su exposición. Palabras después se supo a quién estaba referido: Mauricio Macri.

Es que desde el Ejecutivo volvieron -tal como en el discurso de asunción- a hacer un repaso del Estado que dejó la gestión de Juntos por el Cambio. Fernández enunció los números negativos de la pesada herencia: inflación, desocupación, tarifas, jubilaciones.

Foto: ALEJANDRO PAGNI / AFP.

El énfasis estuvo en la deuda pública. “Nuestro país recibió divisas en concepto de préstamos y todos hemos visto impávidos como los dólares que deberían haber financiado el desarrollo productivo, acabaron fugándose del sistema financiero”, expresó el Presidente. Y completó: “Nunca más a un endeudamiento insostenible, nunca más a la puerta giratoria de dólares que ingresa por un lado y se fugan dejando tierra arrasada a su paso”.

Este diagnóstico que partió desde la Casa Rosada dividió las aguas. En la previa, el presidente del bloque radical, Mario Negri, volvió a repetir que “la deuda” no nació en Cambiemos y es parte “del relato del Gobierno”. A la salida, varios legisladores recientemente opositores insistían en que la “pesada herencia” fue la del 2015.

Economía

Lo más esperado del discurso eran los lineamientos que el Ejecutivo iba a dar para el inicio del ciclo legislativo. Según la información de Casa Rosada, el propio Fernández afinó solo los últimos párrafos de su exposición el último sábado, luego de su paso por Rosario.

En materia económica, Alberto anticipó tres proyectos de ley: la creación de un Consejo Social y Económico, un proyecto para mejorar el desarrollo minero e hidrocarburífero, y la nueva normativa para la economía del conocimiento. El primer proyecto era el más esperable, ya que fue uno de los caballitos de campaña del Frente de Todos. Ante la mirada atenta de Miguel Acevedo, de la UIA, y de distintos líderes sindicales, Fernández indicó que este Consejo -¿emulará un pacto de la Moncloa?- deberá contar con la aprobación del Senado y los mandatos “trascenderán la duración de un período de gobierno”.

Foto NA: Pablo Lasansky.

Los otros dos anticipos buscan zanjar las disputas en el propio Gobierno. Entre la internas entre el Ministerio de Desarrollo Productivo y la secretaría de Energía, la ley de Hidrocarburífero y Minería buscará “promover la estimulación de la inversión nacional e internacional en el sector y que facilite el desarrollo de la cadena de valor industrial”. La explotación del litio y Vaca Muerta son las estampitas a la que rezan en el Gobierno para aumentar las exportaciones y no fueron pocos los que después del anuncio, imaginaron a Guillermo Nielsen puntualizando las medidas de ese nuevo proyecto.

La normativa sobre la Ley del Conocimiento, que reemplaza a la anterior firmada por Macri, se da en pleno exilio de Marcos Galperín a Uruguay. El dueño de Mercado Libre se quejó de las medidas disputas por el Frente de Todos. Fernández, por caso, hizo omisión a ese conflicto y sólo anticipó que la ley “incorporará la perspectiva de género y federal y generará incentivo para el ingreso de PyMES”.

Aborto y el plan de 1.000 días

Luego de destacar el encuentro con el papa Francisco, también anunció la presentación -en menos de diez días- de un proyecto para la legalización del aborto en el tiempo inicial del embarazo. “El aborto sucede. Y en el siglo XXI toda sociedad necesita respetar la decisión individual de sus miembros a disponer libremente de sus cuerpos”, sentenció el Presidente. En el recinto estallaron los aplausos.

“Es importante que Alberto (Fernández) haya remarcado nuestro derecho a decidir”, expresó Victoria Donda, visiblemente emocionada a la salida del Congreso. Con pañuelo en mano, Malena Galmarini -presidenta de AySA- también destacó la propuesta del Frente de Todos, aunque agregó que “también desde el Gobierno pensamos en asistir a las mujeres vulnerables que eligen dar a luz”, en referencia al plan de 1.000 para garantizar la atención y cuidado de la mujer embarazada y de sus hijas/os en los primeros años de vida. Desde Juntos por el Cambio insistieron en que habrá “libertad individual” de sus legisladores para votar en el Congreso. “No habrá una decisión uniforme”, anticipó a este medio Cristian Ritondo, presidente del interbloque de Juntos por el Cambio.

Luego, el Presidente expresó la implementación del cumplimento efectivo de la Ley Micaela y un mayor soporte para la Educación Sexual Integral. Y mientras la cámara oficial ponchaba a Estela de Carlotto y Taty Almeida, Fernández anticipó una ley nacional de Sitios de Memoria y festejó que los actuales oficiales de las Fuerzas Armadas sean egresados en democracia. Los propios jefes militares miraban, de reojo, esa mención en la sala de conferencias.

Reforma judicial

Sin dudas, la Justicia fue el punto más álgido de la exposición. Fernández apuntó a terminar “con el oligopolio de jueces federales y la concentración de procesos”, al anticipar un nuevo Fuero Penal, que unificará juzgados que hoy tienen jurisdicción la Capital. Además, propiciará la unificación de la justicia y comercial federal en el ámbito del fuero contencioso administrativo de la Ciudad.

“Los delitos contra la administración pública en los que incurran funcionarios del Estado nacional dejaran de estar en manos de unos pocos jueces”, expresó Fernández. “¿Esa fue la reforma que tanto promocionó?”, preguntó Ritondo, quien aseguró que un reajuste de juzgados no soluciona el problema de base de la justicia federal. “Si le pregunto a ustedes tres jueces de la Ciudad especializas en corrupción no creo que puedan decírmelo”, completó el presidente del interbloque, ante un par de cronistas.

Foto: ALEJANDRO PAGNI / AFP.

Por último Fernández volvió a insistir en la separación de los servicios de inteligencia y la Justicia. El decreto de Necesidad y Urgencia que se establecerá esta semana será su respuesta: el presidente pretende limitar a esos organismos que puedan desarrollar tareas de investigación criminal como auxiliares de los fiscales o jueces.

También dispuso la desclasificación de los archivos secretos de la ex SIDE en la causa AMIA. En ese momento, Gustavo Beliz fue enfocado, durante varios segundos, por la transmisión oficial. Luego, se retiro sin dar declaraciones.

Cierre

“Hay una Argentina más justa que nos debemos. Está en nuestras manos poder construirla”, indicó Fernández, al cierre de su discurso. “Contundente”, fue la opinión de funcionarios como el ministro de Defensa Agustín Rossi, ante las últimas palabras del Presidente. “No dio ninguna definición precisa”, contrapuso, en cambio, uno de los jefes de bloques de la oposición. Las dos caras de la moneda.