Ensayo de Durán Barba para defender a Macri contra el “clientelismo político”

Desde su habitual columna dominical, subrayó que Alberto Fernández representa a una forma vieja de hacer política. Dio como probable el triunfo del candidato del Frente de Todos, al que relacionó con las prácticas populistas.
El Canciller - Comentarios

El asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba consideró que en la Argentina se están discutiendo, través de los dos principales frentes que se disputan la elección, dos formas de hacer político y dos modelos de país completamente distintos. En su columna dominical publicada en Perfil, el profesor universitario de la GWU subrayó que Argentina es el único país en el que, a lo largo de todo un siglo, no hubo un presidente no peronista que pueda “entregar el poder en tiempo y forma”.

Para Durán Barba, “quienes están relacionados con el mundo y la tecnología de manera inteligente se sienten mejor expresados por Macri” y, por el contrario, “quienes tienen actitudes más arcaicas lo rechazan”. El consultor remarcó que eso no quita que en Juntos por el Cambio hay dirigentes que expresan formas vetustas de entender la política.

En el mismo sentido, el asesor aseguró que Macri es respaldado por “quienes quieren una Argentina integrada al mundo”, en contraste con aquellos que “prefieren un país más encerrado en sí mismo”. “Los unos están más apegados al cambio y los otros más vinculados a la política tradicional”, agregó.

[Leé también] El macrismo a través de Durán Barba. Reseña de El mago de la felicidad.

Acto seguido, el consultor que trabaja con Macri desde 2005 relacionó a Alberto Fernández -y al peronismo en general- con la “política clientelar”, que “se alimenta de una pirámide de favores que alimentan el funcionamiento de un aparato. En esa visión de la política es normal distribuir casas y subsidios entre quienes son sus partidarios, manejar esos beneficios a través de organizaciones políticas afines, como es el caso de organizaciones piqueteras, barriales, como la Túpac Amaru de  Milagro Sala o Sueños Compartidos de Hebe de Bonafini”.

El gurú ecuatoriano, que perdió lugar desde que sucedieron las PASO debido al incorrecto diagnóstico que realizó -basado en encuestas que estuvieron lejos de los resultados-, sostuvo que quienes reciben esos beneficios deben ir a manifestaciones y trabajar por el grupo político que los mantiene. “Pasa lo mismo con las ollas populares, donde se produce un buen espectáculo y no en donde existe gente con hambre sino una descripción de un método de hacer política que fue normal durante un siglo”, agregó.

En tanto, completó que “la mayoría de los que hacen piquetes y bloquean la Ciudad no saben por qué lo hacen, pero obedecen a dirigentes iluminados, que además los ayudan a satisfacer sus necesidades inmediatas. Esa es una forma de movilizar a la gente que nunca empleó el macrismo”. Por el contrario, para JDB, los que participaron de la “manifestación espontánea” de respaldo a Mauricio Macri hace pocas semanas “fueron porque querían, sabían por qué estaban allí, defendían una visión de la política” que no dependía de la convocatoria de alguna organización.

“Las personas de mentalidad arcaica creen que la red sirve para manipular a los demás y en el extremo, contratan trolls para sus campañas. El macrismo expresa a millones de argentinos que se sienten conectados de alguna manera con las transformaciones. Navegan, viajan, aprenden idiomas, estudian. Muchos argentinos han cambiado, siguen cambiando todos los días, las actitudes de nuestros nietos son completamente distintas a las nuestras en todo”, concluyó.