Encadenado y a horas de iniciar un nuevo paro, exige Piumato la libertad de una sindicalista

El Canciller - Comentarios

En la previa al inicio del paro de 48 horas de los trabajadores judiciales por reclamos salariales, Julio Piumato, el secretario general del gremio de los Judiciales, se encadenó en la puerta de la comisaría 43 de Floresta.

Lo hizo para exigir la liberación de una sindicalista detenida tras un incidente en la calle que protagonizó con una automovilista, a la que agredió a golpes, según quedó asentado en los registros policiales.

Piumato concurrió por la tarde a la seccional para reclamar la libertad de Vanesa Maida Bertelegni, integrante del sindicato judicial y empleada del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad. La funcionaria, de 43 años, mantuvo una acalorada discusión con una automovilista.

“Sigo en Comisaría 43 de CABA donde está detenida una funcionaria judicial x un incidente callejero mientras su madre discapacitada está librada a la buena de Dios avísenle al fiscal Maragliano q se dediq a buscar chorros y corruptos y no a gente honesta”, escribió Piumato cerca de las 20 en su cuenta de Twitter. Horas después se encadenó para exigir la libertad.

“Desde la UEJN repudiamos la arbitrariedad manifiesta del fiscal Roberto Néstor Maragliano que tiene detenida a una funcionaria judicial, Vanesa Maida, del MPF de la ciudad de Buenos Aires y pretende dejarla toda la noche en el calabozo”, publicó en un comunicado la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación.

En pleno enfrentamiento verbal la mujer golpeó a la conductora en la cara y luego dañó con su puño el parante trasero del vehículo que supuestamente obstruía el paso. En el lugar intervino el SAME, para atender a la mujer agredida, y luego la Policía de la Ciudad, que por pedido de la Justicia arrestó a la atacante.

Piumato adelantó que “se mantendrá encadenado en la puerta de la comisaría hasta tanto se ordene su inmediata liberación”. Junto a él se encuentran unas 30 personas del sindicato que maneja.

“Es un disparate, no hay el más mínimo respeto por los derechos humanos. No se puede privar de la libertad a una persona sin antecedentes ni nada”, dijo el gremialista, y apuntó contra el fiscal Néstor Maragliano, quien ordenó el arresto. “Es un incidente callejero, no se justifica por algo menor que a una persona la tengan detenida 24 horas en un calabozo.