En medio escándalo por los cuadernos, firma CFK en silencio el dictamen a favor del aborto legal

El Canciller - Comentarios

El escándalo de los cuadernos fue un golpe al corazón del kirchnerismo. Sin embargo, Cristina Kirchner no alteró su estrategia de mantenerse en silencio. Hasta ahora, las desventuras del Gobierno en materia económica y las denuncias por presuntos aportantes de campaña truchos la mantuvieron a salvo e, incluso, la hicieron crecer en las encuestas.

Hoy fue, en términos mediáticos, el golpe más duro del año. Pero la expresidenta continuó con su agenda: se trasladó al Senado y, como ya había adelantado, firmó el dictamen con cambios a favor del aborto legal, que finalmente no consiguió el nùmero necesario para ser tratado el 8 de agosto y se votará el proyecto que llegó de Diputados. A la salida, no respondió preguntas de la prensa.

Sin grandes denuncias de corrupción ni novedades en el plano judicial, la líder de Unidad Ciudadana capitalizaba la “tormenta” económica y las denuncias por el financiamiento irregular de (al menos) las últimas dos campañas de Cambiemos. Hasta hoy. Según indicaron dos consultores a El Canciller, la denuncia de presunto pago de coimas alterará los números de la exmandataria en las encuestas, aunque no tendrá un impacto determinante.

¿Quién lo aprovecha? Por ahora nadie. Según uno de los analistas consultados, puede tener impacto en “aquellos votantes que no son tan fieles a las bases”, pero en general “va a profundizar convencimientos” porque la mala situación económica hace que a Macri no le alcance con pararse como el héroe de la lucha contra la corrupción. Por eso en el peronismo no K vuelven a esperanzarse.