En medio del ajuste, intenta Cambiemos desactivar las denuncias por aportes irregulares

El Canciller - Comentarios

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal tomó rápidamente cartas en el asunto en medio del escándalo por las denuncias por los aportes en la campaña de Cambiemos.

En Cambiemos tienen una premisa: evitar que estas denuncias controlen la agenda y provoquen un nuevo golpe a las aspiraciones del Gobierno de cara a las elecciones del 2019. Sin embargo, la investigación periodística de Juan Amorín de El Destape tuvo ayer un protagonismo estelar en las conferencias de la gobernadora bonaerense y en la conferencia del propio Presidente.

Por eso, la mandataria provincial puso las cartas sobre la mesa y tomó la decisión de correr de su puesto a Fernanda Inza, la contadora general de la provincia de Buenos Aires. Luego, la auditoría determinará si hubo otros responsables directos como consecuencia del escándalo.

“Doy la cara como lo hice siempre”, dijo la mandataria provincial, y agregó “Mi conducta ha estado basada a lo largo de mi vida en la honestidad y ante estas denuncias sobre aportes falsos en la campaña tomé tres decisiones muy concretas”.

El Gobierno enviará al Congreso un proyecto de ley sobre el financiamiento de los partidos políticos

La bomba que pretende desactivar Cambiemos no dejó sola a Vidal. En la conferencia de Macri, la pregunta de uno de los periodistas presentes obligó al primer mandatario a referirse al tema: “Ya la escuchamos a la gobernadora, nosotros siempre hemos presentado los papeles rindiendo los gastos de campaña con los aportantes y seguiremos aportando toda la información a la Justicia”.

“Nosotros no vamos a apañar a nadie”, aseguró Rogelio Frigerio

Hoy por la mañana se sumó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien debió contestar sobre la situación en radio Mitre: “La justicia tiene que actuar. Ayer fue muy clara la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, nosotros no vamos a apañar a nadie”.

No es un tema más entre las preocupaciones que atraviesan la Casa Rosada. Así lo reconocen en off algunos de los funcionarios. Sin embargo, prefieren hablar públicamente sobre los tópicos económicos que ahogan a la economía: el dólar, la inflación el Presupuesto y la batalla con los gobernadores por el ajuste.

La semana pasada el juez federal Sebastián Casanello citó a declarar como testigos a 50 personas que figuran como aportantes de la última campaña electoral del macrismo.