En medio de una crisis histórica del campo, sale Macri al rescate de sus socios de siempre

El Canciller - Comentarios

La visita del presidente Mauricio Macri a Expoagro, la megamuestra en donde el sector agrícola argentino muestra su poderío, será una parada de riesgo y a su vez tendrá condimentos simbólicos: el campo atraviesa una crisis multifactorial y recién habrán pasado tres días de que se cumplan diez años de la 125 y la batalla con el kirchnerismo. Sequía, inflación, menor consumo interno, un dólar volátil y que puede aumentar debido al riesgo de una pésima cosecha son algunos reclamos con los que deberá lidiar el jefe de Estado.

El campo va en busca de soluciones políticas, económicas, tecnológicas y financieras. El Presidente arribó poco antes de las 11 y allí -además de recorrer el predio- brindó un corto discurso. No fue un evento más para el sector agrícola: Luis Miguel Etchevehere es el tercer presidente de la Sociedad Rural que se desempeña como ministro. Toda una novedad para el sector porque el último fue Luis Duhau en 1933 que defendió el pacto Roca-Runciman y terminó su gestión en medio de un asesinato político. El primero fue Ezequiel Ramos Mexía, quien comandó los destinos de la SRA entre 1900 y 1904.

Macri llegó por tercera vez con el mismo leitmotiv bajo el brazo: competitividad, un concepto quizás algo abstracto y que ya genera insatisfacción entre los ganaderos. Quien allanó el camino con los productores fue la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Anoche en una cena de camaradería entre organizadores, expositores e importantes figuras políticas en el Hotel Colonial, pidió redoblar los “esfuerzos” y profundizar el “cambio”. No obstante, prometió mejorar 12.000 kilómetros de caminos rurales, algo clave para el sector.

En números concretos, debido a la sequía, se prevén pérdidas de hasta un 46% en cosecha de soja en las zonas más ricas del país. El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger mirá la situación de reojo: si rinde un 27% menos -según un relevamiento de técnicos de la cooperativa Agricultores Federados Argentinos (AFA)-, van a entrar menos dólares y por ende este va a subir. Justamente ocurre mientras aplica la “doctrina Marcó del Pont” y sale a intervenir para evitar una disparada.

En base a las estimaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario, podría haber 5,5 millones menos de producción de soja. De lejos, amenazante, está la predicción de una seria contracción del PBI que rompería con el relato oficial: según el diario el Cronista el Producto Bruto Interno no llegará a expandirse siquiera un 2% este año. A diez años de la batalla de la 125, el cultivo de la soja atraviesa sus peores condiciones.

Un respiro para el campo

En plena ceremonia, Macri dijo que el Banco Central emitirá una circular “que prorroga automáticamente todos los vencimientos de créditos sin que caigan en mora” para posibilitarles a los ruralistas afectados adquirir “nuevos créditos para atravesar este momento”.

En la misma línea, señaló que el Banco Nación “va a anunciar una serie de créditos con plazos de gracia importantes para que se puedan seguir equipando”, lo cual “nos va a permitir seguir dando un paso adelante”.

En cuanto a las medidas de alcance definitivo que pondrá en marcha el Gobierno Nacional figura la anulación los registros Fiscal de Operaciones de Granos, de Tierras Rurales Explotadas, Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (RENSPA) y de Usuarios de Semillas (RUS), mencionó el Presidente.

Del mismo modo, los productores solo tendrán que presentar una declaración jurada por año, en lugar de las siete que debían entregar hasta ahora. “Vamos a seguir anulando todos los trámites que podamos porque valoramos el tiempo de ustedes y queremos que los empleen en crecer, trabajar, innovar, y no en hacer de cadetes en múltiples tramites que genera el Estado”, enfatizó el Presidente, de local en Expoagro.