En medio de las críticas internas, defiende Patricia la Doctrina Chocobar en el Conurbano

El Canciller - Comentarios

Luego de las disidencias que planteó la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, Patricia Bullrich defendió en Lanús el nuevo protocolo para las fuerzas federales de seguridad sobre el uso de armas de fuego.

De manera enérgica, la ministra de Seguridad ratificó las políticas de su Ministerio. “Nosotros recibimos el mundo del revés: el delincuente era la víctima y la sociedad el victimario. Con esto, nos estamos poniendo del lado correcto. Este debate es muy concreto, muy simple, y nosotros estamos con los intendentes que conocen los problemas del día a día”, aseguró.

La incursión de la funcionaria en la provincia de Buenos Aires para defender el protocolo marca una diferencia con Vidal, quien esta semana especificó que no adherirá a la medida porque ya cuentan con una ley con características similares.

En esta línea también se expresó el nuevo ministro de Seguridad porteño, Diego Santilli, quien cuestionó la doctrina Chocobar en La Noche de Mirtha: “La policía no puede disparar sin dar la voz de alto”, afirmó.

Bullrich encabezó una jornada de capacitación de defensa personal en el Parque San Martín, donde mujeres mayores de 18 años recibieron “consejos para reaccionar adecuadamente ante situaciones donde se sientan en peligro”. Las clases incluyen una serie de medidas de protección y nociones básicas de técnica de autodefensa, informaron los organizadores.

“Para nosotros es un gran placer contar con la presencia de la ministra Bullrich en Lanús, quien siempre está pendiente de nuestro municipio y nos ayuda mucho con medidas tales como la instalación de una nueva delegación de la Policía Federal, operativos de prevención y control, tecnología y equipamiento” afirmó el intendente Néstor Grindetti.

En su discurso, Bullrich celebró el éxito de la organización del G20 y aseguró: “El año que viene vamos a lograr muchas cosas para nuestro país, nuestro presidente está fuerte y está convencido de que había que sacar algunas raíces que estaban creciendo mal para que la Argentina crezca bien”.