Emergencia económica: presión de gobernadores radicales y quórum ¿solo? para la jura de diputados

El proyecto se trata en Comisión de Diputados. El Frente de Todos borró el artículo que permitía al Ejecutivo reorganizar el Estado.
El Canciller - Comentarios

Mañana inquieta en el Congreso. El Frente de Todos dialoga con los bloques opositores para alcanzar el quórum en Diputados que permita tratar este jueves el primer proyecto de ley que envió el Gobierno al Parlamento.

Presentado por el ministro Martín Guzmán, el anteproyecto denominado “Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva” prevé, entre sus varios artículos, la suspensión de la fórmula de movilidad de las jubilaciones, y un impuesto a la compra y consumos en dólares.

El primer paso se dio desde el principal bloque opositor, Juntos por el Cambio. El martes por la noche, la mesa chica de la alianza entre el Pro, la UCR y la Coalición Cívica había determinado, por unanimidad, que los diputados no bajarían al recinto y así conseguir que no haya 129 legisladores que garanticen el inicio de la sesión en la Cámara Baja.

La pelota quedó, entonces, del lado del Frente de Todos. Los legisladores oficialistas saben que, al no asumir los reemplazos de diputados que pasaron al Ejecutivo, la cuenta les da 15 bancas menos. Por eso empezaron los rumores que los actuales funcionarios podían llegar a pedir licencia en sus cargos para volver a tomar sus bancas. Entre los “posibles” renunciantes estaban el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, Daniel Arroyo (ahora en Desarrollo Social) y Agustín Rossi, quien cedió su banca para asumir en Defensa.

Sin embargo, Juntos por el Cambio dio marcha atrás y confirmó que daría quórum y aceptaría la jura de los nuevos diputados. Sergio Massa, presidente de la Cámara Baja, fue más allá: “Mañana (jueves) va a haber ley”, dijo, en un mensaje dirigido a sus pares del Congreso.

Por lo bajo, desde el entorno del tigrense, dijeron a El Canciller que los “números” están a su favor, al considerar a Consenso Federal como uno de los principales aliados para conseguir el quórum para el proyecto de Emergencia. En ese sentido, el dirigente Eduardo “Bali” Bucca fue uno de los principales enlaces entre ambos bloques.

Te recomendamos leer

Marcha atrás

Además de los cambios en materia económica, incluyendo las alícuotas para el consumo en el exterior, una suba de 3 puntos porcentuales en las retenciones, y la suspensión, por 180 días, de la fórmula jubilatoria; el reclamo de la oposición al proyecto de Emergencia radica en las facultades que serían otorgadas al Ejecutivo. Sobre todo, en la posibilidad de rediseñar el organigrama del Estado.

Luego de una reunión secreta -según consignó Infobae– entre Alberto Fernández y Máximo Kirchner (ante un pedido de Graciela Camaño), el Frente de Todos aceptó dar de baja ese artículo como ofrenda de paz. La intención es que esa decisión aspire a descomprimir la tensión de las últimas horas en el Congreso. 

Ministros al Congreso

Otra estrategia del Ejecutivo fue mandar a su tropa al edificio anexo de Diputados para explicar, punto por punto, las leyes del Congreso. Hasta allí llegó el ministro Arroyo, quien en el tratamiento de comisión indicó que “la ley de Solidaridad y Reactivación Productiva es fundamental en un contexto como en el que estamos, donde hay hambre y el parate de la actividad económica es tan importante”. Y agregó que confiaba en que “va a primar la racionalidad y se va a aprobar la ley”.

Ginés González García, ministro de Salud, también pasó por el Congreso. El cirujano fue enfático en la necesidad de aprobar el proyecto para que su cartera obtenga más fondos para políticas públicas. “Tenemos vacunas embargadas en la Aduana. Estamos cerca de entrar en un colapso generalizado”, expresó. Se esperaba también la presencia de Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Claudio Moroni (Trabajo) y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó Del Pont.

Fuego amigo

En Juntos por el Cambio la tensión tampoco afloja. Luego de la decisión “unánime” de no dar el quórum comenzaron a filtrarse las diferencias entre el “ala dura” de la alianza opositora con los legisladores que pretenden “acompañar” al Gobierno en sus primeros días.

En el primer grupo se encuentra el jefe del interbloque en Diputados, Mario Negri. “Detrás de un título grandilocuente se esconde la declaración de la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social que conlleva una delegación de facultades del Congreso al Ejecutivo que supera ampliamente a la que se dispuso en la ley de Emergencia de 2002”, aseguró el diputado. La visión de Negri es compartida por la mayoría de los legisladores del Pro.

Las voces disidentes, en este caso, parten de los diputados radicales que responden a sus gobernadores. Tanto Gerardo Morales como Rodolfo Suárez, gobernadores de Jujuy y Mendoza, respectivamente, pidieron que Juntos por el Cambio revise su posición y bajen al recinto al momento de la votación. En esa decisión, no son pocos los que recuerdan el reciente pacto entre Fernández con los gobernadores para suspender el pacto fiscal por un año.