Elige Marcos a radio Mitre para defender a Triaca y mantenerlo en el cargo

El Canciller - Comentarios

El silencio en el Gobierno no hacía más que incrementar las especulaciones en torne al escándalo del ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Los insultos y el despido de una ex empleada del SOMU quedaron en el eje de todas las críticas.

El golpe el Gobierno lo sintió. Sin embargo, eligió el silencio y fue el propio funcionario el que intentó hacer maniobras para salir ileso. Pero no fue posible. La oposición y por lo bajo algunos de sus compañeros de Cambiemos cuestionaron con dureza al titular de la cartera laboral.

“Lo que hizo no le va a costar el cargo”, aseguró el jefe de Gabinete

Ni bien se conoció la denuncia de Heredia en su contra por haberla echado y la difusión del mensaje grabado en el que Triaca la insultaba, el ministro e interlocutor del Gobierno con los gremios dio sus explicaciones, aunque la palabra que se esperaba era de la Casa Rosada.

Hoy, fue el jefe de Gabinete Marcos Peña el encargado de salir a defender a Triaca y ratificarlo en su cargo. Eligió a Marcelo Longobardi y su programa de radio Mitre para romper el silencio: “Está mal el caso del exabrupto por el que pidió disculpas y que queda claro que no refleja quién es. La cuestión de elegirla para el SOMU es un error, no por la funcionalidad que tenía la razón de una confianza”.

“Está mal el caso del exabrupto por el que pidió disculpas y que queda claro que no refleja quién es”, dijo Marcos

Luego de pase de factura, llenó de elogios al funcionario que más exposición negativa tuvo en los últimos quince días: “Eso no invalida su calidad como ministro y su calidad personal, consideramos que es un excelente ministro de trabajo. Esto debe ser una alerta para todos los funcionarios de lo que quiere la sociedad. Consideramos que las explicaciones fueron claras”.

“Lo que hizo no le va a costar el cargo”, cerró. Contundente y sin medias tintas, Peña sostuvo a Triaca en su puesto, aunque reconoció que no le cayó para nada bien lo sucedido. Un respaldo momentáneo para un ministro de Trabajo que se convirtió en el centro de todas las críticas.