El tripulante número 45: la historia del oficial que a último momento decidió no subir al submarino

Se trata de Marcelo Villarreal, quien por un inconveniente no pudo viajar en el navío hundido.
El Canciller - Comentarios

La historia es escalofriante. Se salvó de milagro. Esas cosas del destino que no se pueden explicar. Marcelo Villarreal tenía todo listo para subirse al submarino ARA San Juan cuando un imprevisto hizo que tuviera que desistir y quedarse en su casa.

Violeta, la madre del oficial, se mostró muy conmovida por la tragedia de los 44 tripulantes a bordo del navío y se mantuvo cercana a los familiares de las víctimas, pese a agradecer por el milagro que salvó a su hijo.

“Vine a agradecer porque mi hijo está vivo”, aseguró en diálogo con el portal de noticias 0223, y confirmó que por un imprevisto antes de embarcar, Marcelo, de 44 años, no pudo subirse al submarino. “Estoy demasiado conmovida”, agregó la mujer.

“Vine a agradecer porque mi hijo está vivo”, dijo la madre del joven

Marcelo Villarreal nació en General Roca, Río Negro. Allí pasó toda su infancia. Con 18 años, decidió ingresar a la Escuela de Suboficiales de la Armada Argentina, donde se recibió y, luego de unos años, logró convertirse es un experto submarinista.

Según relató su madre, Marcelo se encontraba muy conmovido por la situación y prefirió evitar hablar públicamente sobre el tema. Claro, jamás pensó que algo semejante podía suceder a lo largo de su carrera profesional.