El show de James Brown que salvó a Boston del estallido

El Canciller - Comentarios

El 4 de abril de 1968 Martin Luther King Jr. fue asesinado mientras apoyaba una huelga de basureros afroamericanos en Memphis, Tennessee. Hubo motines en más de 120 ciudades a lo largo y ancho de Estados Unidos y más de 50 muertes. En un ambiente espeso parecía que la violencia solamente iba a prolongarse.

A la noche siguiente, James Brown tenía programado un show en Boston, una de las ciudades en las que la desigualdad racial pegaba más fuerte.

Kevin White, el alcalde de esa ciudad, consideró cancelar el show debido a la violencia que se vivía en las calles. Sin embargo, Tom Atkins, el único consejal afroamericano, le recomendó que no lo hiciera porque la suspensión del show de El Padrino del Soul, seguramente traería aún más descontento y mayores disturbios.

Tom Atkins, el único consejal afroamericano de Boston, le aconsejó al alcalde Kevin White no cancelar el show de James Brown para evitar mayor descontento y más disturbios.

White negoció con James Brown y acordaron no sólo realizar el concierto, sino transmitirlo en vivo de manera gratuita. El objetivo era sencillo: que la gente se quedara tranquila en sus casas y, así, evitar más incidentes.

El desenlace fue el que el alcalde esperaba: esa noche pasó a ser memorable y quedó registrada bajo el título Live at the Boston Garden. La grabación circuló como un bootleg hasta que fue editada oficialmente 40 años después.

En 2008, la cadena de televisión WGBH estrenó un documental sobre este concierto llamado The night James Brown saved Boston, dirigido por David Leaf, el escritor y director de The US vs John Lennon Beautiful Dreamer: Brian Wilson and the story of Smile.