El riesgo de default medido por el mercado

El Canciller - Comentarios

Durante los últimos días de turbulencia financiera y económica, los ahorristas volvieron a temblar con una vieja palabra conocida en Argentina: el default. El famoso default o cese de pagos, se da cuando un país no cuenta con los suficientes recursos (propios o prestados) para hacer frente a los vencimientos de deuda que tiene por delante.

El fortalecimiento de la economía estadounidense llevó a un aumento de riesgo financiero en muchos países, principalmente en las economías emergentes. Los debilitamientos de las cuentas externas argentinas y la crisis política interna, expusieron aún más a nuestro país.

Los debilitamientos de las cuentas externas argentinas y la crisis política interna, expusieron aún más a nuestro país.

Como consecuencia de eso, los fantasmas de default volvieron, una situación en la cual nuestra deuda soberana ingresó cinco veces: 1827, 1890, 1982, luego de la crisis del 2001 y, el más reciente, en 2014, aunque Argentina ya se encontraba en esta situación que duró 15 años en total.

Si bien los indicadores económicos de nuestro país aceleraron su caída en el primer semestre del año ¿Estamos en chances concretas de default? Las variables para determinar si un país entrará o no en default son muchas y difíciles de estimar. El indicador y herramienta más usada es el Credit Default Swap.

El CDS es un seguro que cubre a su tenedor del riesgo de impago de un préstamo. Por ejemplo, un inversor que compra un título de deuda argentino puede comprar un CDS para protegerse en caso de que nuestro país decida suspender los pagos. Por lo tanto, a mayor riesgo de impagos, mayor valor tendrá ese CDS o seguro. En la práctica, es un indicador de Riesgo País más exacto.

Con las elecciones ganadas por Mauricio Macri y el posterior anuncio de la salida del default en 2016, los CDS a 10 años (el seguro por el riesgo de impago de deuda a 10 años) tocaron mínimos en más de una década, en la zona cercana a los 500 puntos básicos, acelerando su caída durante el mejor período económico del gobierno macrista, hasta tocar los 350 puntos a principio de este año.

¿Cómo estamos hoy?

El sueño del riesgo país en mínimos y de los CDS en pisos históricos rápidamente se esfumaron. Hoy, el seguro de riesgo argentino supera los 750 puntos, lo que equivale a decir que, en solo nueve meses, el riesgo de que Argentina no pague su deuda se duplicó.

Si bien a simple vista los números parecen alarmantes, es importante compararlos. Durante la crisis mundial del 2008, los CDS a 10 años se ubicaban en los 4.500 puntos, casi seis veces más que los actuales.

El seguro de riesgo argentino supera los 750 puntos; es decir que, en solo nueve meses, el riesgo de que Argentina no pague su deuda se duplicó.

Durante 2011, los CDS volvieron a tocar mínimos en los 613 puntos. En estos niveles Argentina alcanzaba su mejor marca, aunque se encontraba en default. De 2013 a 2015, estuvimos en niveles cercanos a los 4.000 puntos, producto de la crisis política y económica local, y la declaración de Default Técnico. Durante ese mismo período, los mínimos tocaron en 1.000 puntos.

En conclusión, analizando el riesgo de mercado, Argentina se encuentra alejada de una posibilidad de default de corto plazo. Si bien las primas de riesgo han aumentado considerablemente y por encima de países de la región y del grupo emergente, todavía se encuentran en niveles aceptables.

¿Esto nos asegura tranquilidad? No definitivamente. Hay que destacar que los CDS son herramientas con alta volatilidad y se anticipan de manera rápida a cambios del mercado. Las necesidades de financiamiento de corto plazo siguen siendo desafiantes y dependerán del cumplimiento del acuerdo con el FMI, que justifiquen un adelanto de dinero para achicar aún más los miedos del mercado.


Fuente: Reuters

¿Cómo estamos en el mundo?

El impacto de la crisis en la deuda argentina es importante y por ser un país con poca capacidad para generar recursos, los seguros se dispararon, inclusive comparándolo con otros países. Hoy la prima de riesgo en Brasil se ubica por debajo de los 400 puntos.

Turquía, por su parte, paga un seguro de 500 puntos y nuestros vecinos chilenos, apenas 110 puntos. Perú, donde la volatilidad no existe desde 2008, mantiene su CDS en niveles de 150 puntos. Países desarrollados como Alemania, con niveles menores a 20 puntos básicos. ¿Cómo está Venezuela? Los seguros se ubican en los 5.500 puntos.