El reclamo de la madre y las críticas del Gobierno: ponen las miradas sobre el juez Villanueva

El Canciller - Comentarios

“No voy a bajar los brazos. No puedo creer cómo me lo trajeron de esa manera. Sólo quiero justicia para mi hijo”, sostuvo Graciela Salvo,  la madre de Rafael Nahuel, el joven mapuche de 22 años que fue asesinado el sábado en Villa Mascardi, Bariloche. Apuntó contra el Estado por “no haberse contactado todavía” y adelantó que hoy irá hacia el juzgado competente para averiguar en qué estado está la causa.

 Yo no sé ni de qué manera me lo mataron y quiero justicia para él. Nunca pensé que mi hijo se hubiera ido de esa manera

Visiblemente shockeada por el velorio de su hijo que se desarrolló hace algunas horas, la mujer sostuvo que “no va a estar tranquila hasta que no se sepa qué pasó”. “Sólo quiero justicia para mi hijo. No puedo estar tranquila y no puedo creer que mi hijo se fue de de esa manera”,  lamentó Salvo. El informe preliminar de la autopsia confirmó que Nahuel fue asesinado por la espalda con una bala 9 milímetros, similares a las que utiliza la Prefectura Naval Argentina.

El Gobierno apunta contra el juez Villanueva

Luego de la conferencia de prensa de los ministros de Seguridad y Justicia, Patricia Bullrich y Germán Garavano, quedó en claro el malestar del Gobierno con el juez subrogante Gustavo Villanueva. Ambos funcionarios advirtieron que “se intervendrá cuando haya una violación abierta a la ley”.

Las críticas sobre el accionar del juez, que ordenó el desalojo de los mapuches, residen en que “negoció condiciones especiales” con los integrantes de la comunidad para actuar e ingresar al predio para hacer las pericias tras la muerte del joven Rafael Nahuel. El juez, como una de las principales medidas de la investigación, ordenó secuestrar las armas y los celulares de los efectivos que participaron del operativo.