El reclamo de Chile sobre la plataforma continental: ¿puede prosperar o es solo una estrategia de política interna?

El gobierno chileno intenta avanzar sobre los límites marítimos establecidos con Argentina y la ONU en el Tratado de 1984. Cómo piensa proceder el gobierno argentino y qué propuso la oposición.
El Canciller - Comentarios

El Gobierno de Chile publicó el viernes pasado un decreto que busca avanzar sobre los límites marítimos que fueron acordados con Argentina en el Tratado de 1984. A pesar de que la Cancillería argentina rechazó la medida, Sebastián Piñera anunció que continuará con la medida ¿Qué chances tiene de prosperar el reclamo chileno?

La decisión del presidente saliente de Chile tiene como objetivo proyectar su plataforma continental al este del meridiano 67º 16′ 0, lo cual, según Cancillería, no coincide con el Tratado de Paz y Amistad celebrado en 1984. Además, señaló que los límites marítimos de Argentina fueron aprobados por unanimidad por el Congreso en función de una definición formulada por las Naciones Unidas.

“Lo que Chile está haciendo es ejercer su derecho y declarar su plataforma continental”, planteó Piñera ante la denuncia del gobierno argentino de que el país trasandino “pretende apropiarse” de una parte de la plataforma continental. En tanto, el canciller chileno, Andrés Allamand, manifestó: “Nadie se apropia de lo que le pertenece. La zona señalada, la llamada plataforma continental jurídica, que llega hasta las 200 millas, le pertenece a Chile de pleno derecho desde el principio simplemente porque tenemos la calidad de Estado ribereño”.

¿Habrá diálogo?

El vicepresidente del Parlasur, Oscar Laborde, le explicó a El Canciller que hubo un intercambio este lunes a la mañana para analizar cómo se podría colaborar en una mesa de diálogo. Sin embargo, este espacio fue finalmente descartado debido a que los especialistas en derecho internacional enviaron un informe a la mesa directiva, integrada por representantes de Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina, en el que aconsejaron que no se debería dialogar debido a que se trata de un tema ya juzgado.

En este sentido, Laborde precisó que lo que resta es enviar un pedido al Gobierno de Chile para que cumpla con los compromisos acordados y ratificados por las Naciones Unidas. Consultado por las motivaciones del Poder Ejecutivo chileno, el funcionario consideró: “Lo veo como una jugada táctica-política de un presidente que en las últimas elecciones le fue mal”.

Siguiendo esta línea, profundizó que en las elecciones de convencionales constituyentes la fuerza de Piñera obtuvo un 23%, lo cual, según Laborde es llamativo porque “nunca la derecha había sacado tan pocos votos en Chile”. En las elecciones para gobernador, esta misma fuerza ganó sólo uno de los 16 cargos que estaban en disputa y luego, Piñera quedó afuera de las elecciones primarias presidenciales de 2021, donde terminó imponiéndose Sebastián Sichel Ramírez, con el 49,24% de los votos.

“Tal vez (a Piñera) se le ocurrió este planteo para recuperar protagonismo en el país, pero son cosas delicadas. Uno puede pensar que es una táctica local, pero la dinámica del conflicto a veces toma vida propia y, entonces, uno sabe cómo empieza y no cómo termina. Faltan dos meses para elegir presidente. Es rara una decisión de este tipo y que incluso se haga por decreto porque esto ni siquiera fue al congreso chileno”, analizó el vicepresidente del Parlasur.

La propuesta de la oposición

Por su parte, la Secretaría de Relaciones Internacionales del PRO emitió un comunicado en el que propuso que las Cancillerías de Chile y Argentina se reúnan para iniciar una etapa de diálogo que “permitan zanjar las diferencias existentes”. Con la firma de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y por el secretario Fulvio Pompeo, el partido pidió que comuniquen “lo acordado al CPLC así como a otras autoridades pertinentes de la ONU, mostrando la capacidad de entendimiento entre las dos naciones”.

“En los últimos 30 años, Argentina y Chile han podido resolver pacíficamente más de 25 diferendos fronterizos a lo largo de 5.000 kilómetros, que habían producido graves tensiones durante más de un siglo. Con ese mismo espíritu, no podemos retrotraernos a los tiempos de desconfianza recíproca”, concluye el comunicado.

En respuesta, el canciller Felipe Solá expresó: “El PRO ha puesto en un plano de igualdad el reconocimiento de la ONU de los derechos argentinos sobre el mar austral con una decisión unilateral expresada en un decreto presidencial de Chile. Reniegan de nuestros derechos dejando de lado los intereses de la Patria. Sin palabras”.