El próximo kirchnerista de la lista: procesan a Echegaray en otra causa y se acerca al juicio oral

El Canciller - Comentarios

El extitular de la AFIP, Ricardo Echegaray, cierra su semana más complicada: al llamado a indagatoria por contrabando se le suma una causa donde lo dejaron al borde del juicio oral por violación de secretos y falso testimonio cuando era aún titular de la AFIP. Los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia anularon el sobreseimiento que había impuesto la Cámara Federal y fue procesado.

Según los jueces Leopoldo Bruglia y Martín Irurzun (uno de los que más malas noticias generó para el kirchnerismo estos meses), el ex jefe de la AFIP instigó a que dos empleados hicieran una falsa denuncia contra Alfonso Prat-Gay en 2014. La imputación consistía en considerarlo parte de una maniobra de lavado de dinero mediante una cuenta que tenía Amalita de Fortabat en Suiza. Prat Gay era el apoderado de la Dama del Cemento.

Echegaray dio una conferencia de prensa incluso con los detalles sobre el tema, lo que le valió el enojo y la denuncia del Golden BoyLa causa tuvo sus vueltas: el juez Claudio Bonadio procesó al ex AFIP en junio de 2016, lo que significó una estocada tremenda a sus aspiraciones, ya que tuvo que abandonar la Auditoría General de la Nación (AGN), su refugio después del 10 de diciembre de 2015.

Pero, meses después, la Cámara Federal lo sobreseyó por considerar que no había delito. Pasó más de un año y Casación Federal anuló el 4 de octubre esa decisión y la mandó de vuelta a la Cámara. Es por eso que ahora los jueces Irurzun y Bruglia confirman la decisión de procesarlo y piden que se agilice el trámite hacia el juicio oral. Sería el primero de uno de los hombres que supo ser de los más poderosos dentro de la estructura de poder kirchnerista.

Con una prohibición de salida del país a cuestas, Echegaray espera que se defina su situación en otro expediente complicado: el caso Ciccone. Está imputado, además, de enriquecimiento ilícito y en la causa donde fue procesado Lázaro Báez por lavado de activos.

Echegaray fue funcionario de Néstor Kirchner cuando era gobernador de Santa Cruz. Un llamado telefónico en 2004 del entonces Presidente lo colocó al frente de la Aduana. Lo echó Cristina en marzo de 2008, después de una pelea con su por entonces jefe Alberto Abad.

Meses después, el pingüino Echegaray tomaría el lugar de Abad y desembarcaría en la Agencia Federal de Ingresos Públicos. Como si fuera un enroque, cuando el 10 de diciembre le tocó irse, su lugar fue ocupado de nuevo por Abad.