“El presidente de México me salvó la vida”

Luego de la conferencia de prensa, el servicio secreto de la Policía de México trasladó a Evo Morales a una residencia "secreta".
El Canciller - Comentarios

El avión aterrizó y Evo Morales dio sus primeros pasos en suelo mexicano, luego del golpe de Estado en Bolivia que provocó su renuncia como Presidente. Luego de la presentación del canciller mexicano Marcelo Ebrard, el ex mandatario de Bolivia aseguró: “Mientras tenga vida seguiré en la lucha”.

Además, Morales aseguró que un día antes de su renuncia, un miembro del Ejército de Bolivia “me informó y me hizo leer mensajes en el que le pedían que me entregue a cambio de 50 mil dólares”.  “Fue un día antes de que presentáramos nuestra renuncia”, indicó.

Evo Morales y Alvaro Garcia Linera. Foto: PEDRO PARDO / AFP.

Las definiciones de Evo Morales como exiliado político:

  • “Por el nuevo triunfo en la primera vuelta de las elecciones de 20 de octubre de este año empezó el golpe de Estado. Luego de tres semanas, en las que quemaron tribunales electorales, ánforas, actas de las elecciones, casas; en la última etapa, al golpe político cívico se sumó la policía nacional”.
  • “Pensé que habíamos terminado con la opresión, con la discriminación, con la humillación, pero surgen otros grupos que no respetan la vida, menos a la patria. Será parte de las luchas ideológicas, programáticas, culturales y sociales. Hermanas y hermanos, si algo de delito tengo, que es indígena Evo“.
  • “Quiero decirles a todos los movimientos sociales y militantes que son parte del proceso de liberación, sean obreros, campesinos o servidores, algunos ministros. Pero también quiero decirles que mientras tenga vida, seguimos en política. Mientras tenga vida, sigue la lucha y estamos seguros de que los pueblos del mundo tienen todo el derecho de liberarse”.
  • “Para que no haya más hechos de sangre, más enfrentamientos, hemos decidido renunciar.​ El presidente de México me salvó la vida. Estamos muy agradecidos, hermano canciller, muchas gracias por salvarnos la vida”.
Te recomendamos leer

El periplo de Evo

El canciller de México relató las distintas estrategias que elaboraron para sacar a Morales de Bolivia. “Fue como un viaje por la política latinoamericana y cómo se toman las decisiones y los riesgos que se corren”, expresó.

Según el relato de Ebrard, Perú había otorgado la autorización de vuelo y de ese modo, el avión mexicano pudo recargar combustible en el aeropuerto de Lima. A partir de allí, empezaron las tratativas para que las autoridades de Bolivia acepten el ingreso del aeronave enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Tras esperar en Lima varias horas, se logró que el comando de la Fuerza Aérea Boliviana les otorgara el permiso válido. “Lo cual también dice quién tiene el poder en Bolivia”, opinó Ebard. Pero, una vez que Evo subió al avión, desde el gobierno de Perú negaron la ruta aérea para aterrizar en Lima.

En esa instancia, las autoridades mexicanas hablaron con Paraguay “para que se autorice parada técnica” en ese país, en una gestión que, según el diplomático, “nos ayudó mucho el presidente electo argentino, Alberto Fernández, que habló con el presidente de Paraguay”.

Así, de Bolivia cruzaron hacia la capital de Paraguay y entonces ahí Perú autorizó cruzar su espacio aéreo pero no detenerse a recargar combustible.

Al no poder pasar por Bolivia, tuvieron que gestionar permisos con Brasil para así cruzar Perú, Ecuador y seguir, a través de aguas internacionales, hacia la Ciudad de México. Finalmente, sobre las 2 de la madrugada hora de México, el avión partió de Asunción.

“La última vicisitud es que hubo que rodear Ecuador porque estando en vuelo les dijeron que no les permitían cruzar el espacio aéreo. Hubo que rodear para entrar en aguas internacionales y poder continuar el vuelo”, dijo Ebrard.

La llegada de Evo Morales. Foto: PEDRO PARDO / AFP.