El precio de la carne sufrió un incremento interanual del 66,1 por ciento, contra una inflación general del 45,6 por ciento

El dato se conoce poco después del anuncio de medidas del Gobierno para controlar la escalada
El Canciller - Comentarios

La evolución del precio de la carne preocupa a la administración central. Y este miércoles se conoció un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que muestra de manera palmaria por qué el Gobierno tuvo que anunciar en las últimas horas medidas al respecto.

El valor de la carne sufrió un incremento interanual del 66,1 por ciento, contra una inflación general del 45,6 por ciento.

De manera técnica, el CEPA lo reporta así: “En términos interanuales, es decir respecto a abril 2020, la variación de precios nominales de la carne (+66,1%) se movió muy por encima de la variación de precios del período, (+45,6% aproximadamente), lo cual implica un encarecimiento de los diversos cortes en términos reales”.

Medidas del Gobierno

El informe se conoció al día siguiente de que el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, informara que desde este miércoles comenzará a regir un programa de carnes a “precios accesibles”, disponible en supermercados y carnicerías ambulantes.

De acuerdo a lo expresado por el funcionario, la iniciativa permitirá “una distribución mucho más fuerte: va a estar disponible en los supermercados de todo el país y más de 1.500 bocas de expendio de toda Argentina, de lunes a viernes”.

Según el flamante programa, el kilo de asado estará a $359, lo que implica una reducción del 10% en relación al último acuerdo del sector.

El resto de la iniciativa se compone de diez cortes disponibles, con un precio estipulado por kilo. Paleta ($485); espinazo ($110); matambre ($549); carne picada ($265); vacío ($499); falda ($229); cuadrada ($515); carnaza ($379); tapa de asado ($429); y roast beef ($379).

El programa prevé la existencia de una “carnicería ambulante”. Según Kulfas, tiene que ver con un acuerdo logrado con “los frigoríficos, que van a estar en algunos casos con camiones, llegando a municipios del Gran Buenos Aires en la primera etapa”. Luego, se ampliará “al resto del país, con estos cortes a precios muy baratos para llegar a algunos lugares en los que no hay tanta oferta de supermercados”.