El perdón del FMI, inflación y más deuda: Cambiemos y un camino de cornisa de cara a 2019

El Canciller - Comentarios

Camino a 2019, en Casa Rosada da por descontado que no se cumplirá la meta de inflación que impuso el Fondo Monetario Internacional y el Gobierno fortalece el mensaje de ajuste para mostrarle a Christine Lagarde que continúa el camino de saneamiento económico. Para el oficialismo, ya comenzó el desafío cuesta arriba de enfrentar una campaña electoral sin inyecciones masivas en la obra pública.

“El camino de cornisa se hace más finito, más resbaladizo y más complejo, pero el rumbo no cambia”. La frase de anoche de Marcos Peña tiene doble filo: el futuro es difícil, pero el Gobierno de Cambiemos no se moverá de su plan. Con la estanflación en el punto más alto, el FMI advierte que encajona la meta de inflación para mantener el acuerdo, pero pide a cambio mayor rigor en las cuentas fiscales.

Hoy trascendió que el Gobierno evalúa pedirle al Fondo un waiver, una suerte de “perdón” por haber incumplido sus objetivos. El argumento que utilizaría el Gobierno, según esa versión, es que el desarme obligatorio de la bola de Lebacs produjo presiones sobre el dólar y recalentó los precios de la economía. Desde el Ministerio de Hacienda negaron rotundamente que eso vaya a ocurrir.

Mientras tanto, el economista Martín Redrado, en línea con los pronósticos de las principales consultoras, le dijo esta mañana a Novaresio que, sólo si el dólar frena, la inflación será del 34%. Aunque el déficit comercial que cede por la devaluación, el riesgo país se mantiene alto y reaparece el fantasma de un default que el Gobierno quiere evitar tomando deuda por afuera del FMI.

En ese sentido, el Poder Ejecutivo afirma que faltan 7.500 millones de dólares para cerrar el financiamiento del año próximo y así evitar una cesación de pagos. El oficialismo no descarta recurrir al financiamiento directo con el Tesoro de los Estados Unidos para conseguir esta suma.

“Es una posibilidad, pero la realidad es que hoy de verdad no la necesitamos. Si hace falta, lo haraemos”, señalaron a El Canciller cerca de Dujovne. El JP Morgan, en tanto, sostiene que faltan el doble de divisas de lo que evalúa el Gobierno.

Peña: “El camino de cornisa se hace más finito, más resbaladizo y más complejo, pero el rumbo no cambia”

Para el año electoral, el Gobierno apunta a reconstruir la imagen de Macri aprovechando tres frentes de la economía: la cosecha sojera récord que se pronostica para el agro, la explotación de Vaca Muerta -con el inherente regreso de las exportaciones energéticas- y los contratos de obra pública bajo la modalidad PPP. Por otro lado, el incumplimiento con el Fondo le hace ganar lugar en la mesa chica del Gobierno y le permite pedir mayor ajuste fiscal.