El “modelo portugués” admirado por Alberto y su ¿posible? aplicación en la Argentina

El Canciller - Comentarios

El candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, aprovechó su gira por Europa y visitó a António Costa, primer ministro de Portugal, con el objetivo de conocer en primera persona el modelo de estabilización que podría aplicar si llega a la Casa Rosada para salir de la crisis económica y negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Es que Costa encaró el programa económico a partir del cual Portugal salió de la crisis después de un fuerte ajuste que llevó adelante el socialdemócrata Pedro Passos Coelho, con una política económica muy ortodoxa, entre 2011 y 2015.

Costa redujo el déficit (0,2% este año), la deuda pública y bajó el desempleo (del 16,7% en 2013 a 6,7% este año) y la desigualdad económica. Estas son algunas de las cosas que promete Fernández en caso de ser elegido presidente este año.

El primer ministro, considerado un modelo a seguir por el resto de los líderes socialdemócratas europeos, asumió en 2015 y en tan solo un año disminuyó el déficit a la mitad: 2,1% del Producto Bruto Interno (PBI), además de una recuperación de los ingresos y pensiones.

Más allá de lo económico, Costa logró la convivencia con otros partidos políticos como lo son el Bloque de Izquierda y el Partido Comunista Portugués, con los que trabaja en una alianza parlamentaria desde hace cinco años.

Este modelo es visto como muy atractivo para ser replicado por muchos representantes de la oposición e incluso fue muy elogiado por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y Axel Kicillof.

¿Es posible aplicarlo en la Argentina?

El Canciller dialogó con economistas argentinos que analizaron la situación en nuestro país, explicaron las diferencias con Portugal  y desterraron algunos mitos en torno a este tema.

“Nos faltan algunos ingredientes para tener la misma recuperación”

Gabriel Zelpo, Economista Jefe de la consultora Elypsis y profesor de la Universidad Di Tella explicó que Portugal “tuvo un fuerte ajuste interno explicado por una fuerte caída en el gasto público: recortando jubilaciones, disminuyendo sueldos y empleados públicos y eliminando aguinaldos”.

Así, detalló que el ajuste “fue récord” en comparación al que hicieron países periféricos de Europa. “Su recuperación se explicó por varios motivos, pero fue clave la intervención del Banco Central Europeo (BCE) con grandes impulsos monetarios que permitieron que rápidamente se recuperara su sistema financiero”, agregó.

De acuerdo a Zelpo, para que la Argentina pueda vivir una recuperación similar “deberíamos tener un BCE y vecinos con muy alto poder adquisitivo que quieran venir a hacer turismo a nuestro país que se hizo más barato por la crisis”.

“No vamos a tener la misma recuperación porque nos faltan esos ‘ingredientes’ que fueron claves para ellos”, concluyó.

“La experiencia de Portugal es enriquecedora”

Por su parte, Mariano Kestelboim, economista y profesor de la Universidad de Avellaneda, aseguró que la Argentina tuvo un episodio parecido al de Portugal justamente cuando Alberto Fernández era jefe de Gabinete. “Si bien se había declarado en default a fines de 2001, había compromisos de deuda que pagar y a partir de 2005 se fue reestableciendo el pago de lo que había quedado pendiente”, contextualizó.

“La experiencia de Portugal es enriquecedora, contribuye al proceso actual. Hay que tener en cuenta que lo que ocurrió en la Argentina pasó hace ya casi dos décadas y el caso de Portugal es mucho más reciente y fue articulado después de un proceso de duras restricciones en políticas de materia fiscal y monetaria”, explicó Kestelboim.

En este marco, destacó que lo interesante es ver cómo negoció el proceso de transición entre los controles rígidos del FMI “y la flexibilidad que le fue otorgando la economía de Portugal en un contexto de no ruptura. Argentina ya tiene vasta experiencia en procesos similares”.

“Es difícil que esto ocurra en la Argentina”

Damián Di Pace, economista y director de Focus Market fue contundente y aseguró que “es difícil que la Argentina pueda tomar el modelo de Portugal. Nuestro país tiene una deuda con el FMI y con el mercado interno solamente no puede conseguir divisas. Es necesario que la Argentina siga teniendo un superávit fiscal y de balanza comercial”.

En este marco sostuvo que, si bien reestablecer las condiciones de mercado interno es muy importante para las Pymes, eso no soluciona la crisis financiera ni el potencial default que podría acarrear el refinanciamiento de la deuda.

“Portugal tuvo un programa económico sectorial muy fuerte en el cual recompuso la situación de las Pymes y tuvo un fuerte programa de promoción turística que le permitió adquirir divisas a partir de extranjeros estando dentro de la comunidad económica europea. No es el caso de Argentina que necesita dólares para pagar sus compromisos de deuda”, finalizó.