El fuego amigo de “Juntos” y el Código de Ética de Patricia Bullrich: ¿Se apagarán las llamas?

Todo comenzó con Manes, quizá por su inexperiencia como “outsider”. La política tradicional procura ahora poner paños fríos a la interna.
El Canciller - Comentarios

El neurocientífico Facundo Manes, quien como precandidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires enfrentará en las PASO a Diego Santilli, aplicó un golpe inesperado en los primeros minutos de una pelea de boxeo, ahí cuando los púgiles sólo se dedican a estudiar el movimiento de sus oponentes.

Sonó el campanazo del primer round y de inmediato atacó. No sólo al exvicejefe de Gobierno porteño, sino también al líder político, Horacio Rodríguez Larreta. Opinó que no tienen en claro “el proyecto de país que quieren”, les atribuyó guiarse por el “marketing” y pidió “que no se gasten los impuestos de los porteños” en la campaña electoral.

Además, estimó que el enroque territorial entre Santilli y María Eugenia Vidal para competir en la provincia de Buenos Aires y la Ciudad, respectivamente, “desprestigia a la política y hace que la gente crea menos por la especulación electoral”.

El primero que salió a marcarle la cancha al médico fue el presidente del bloque de diputados del PRO, Cristian Ritondo. El legislador acusó al radical de sembrar “desconfianza” en su propio espacio. “No caigas en las peores costumbres de la vieja política si querés renovación. El Frente de Todos ya no necesita más candidatos”, devolvió el guantazo Ritondo.

También se subió al ring la referente de la Coalición Cívica Elisa Carrió, quien calificó al neurólogo como “mitómano” por haber dicho que ella le ofreció la candidatura a Vicepresidente en 2015. “Podemos tener discusiones, pero todos tenemos amistad política. Este señor miente descaradamente”, acusó.

¿El corpus reglamentario de la salvación?

Por su parte, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, parece haber apuntado las declaraciones de la chaqueña y pergeñó una eventual solución para aquietar las aguas.

“Es necesario que haya amistad cívica, comportamientos éticos y que no haya golpes debajo de la cintura”, enfatizó la exministra de Seguridad de la Nación y anunció un reglamento. “El lunes (2 de agosto) vamos a presentar un código ético de comportamiento en la campaña”, anticipó.

“Uno sabe que las cosas se embarran y, cuando viene la campaña general, si embarrás mucho es difícil salir de esa situación”, explicó al anunciar el torniquete en elaboración a aplicar para que las PASO, previstas para el 12 de septiembre, no pongan en riesgo las cruciales del 14 de noviembre.

Habrá que ver si el Código de Ética de Bullrich apagará el incendio que desató el chispazo de Manes.