El enojo de la UCR en Diputados y la votación en el Senado: el Congreso repudió el golpe de Estado en Bolivia

La Cámara baja aprobó el texto del peronismo y no permitió discutir los del oficialismo. Los legisladores de Cambiemos en el Senado debieron cambiar su voto para dar quórum.
El Canciller - Comentarios

El Congreso de la Nación aprobó este miércoles repudiar el golpe de Estado en Bolivia. Tanto en el Senado como en Diputados, el proyecto del PJ-Frente para la Victoria fue avalado por mayoría, aunque sin el acompañamiento del oficialismo.

En la Cámara baja, las otras dos iniciativas presentadas por Cambiemos y el bloque de Martín Lousteau fueron rechazadas y el texto del PJ fue votado a mano alzada, mientras que en la Cámara alta la UCR se abstuvo y el PRO votó en contra.

En una sesión que duró cinco horas, la Cámara de Diputados validó el proyecto presentado por el peronismo, escrito por Felipe Solá. El exgobernador de la provincia de Buenos Aires, que abrió el debate, puso énfasis en el riesgo que corrió la vida de Evo Morales los últimos días.

“Si se lee el texto de renuncia, es el mismo que hubiera escrito alguien con una pistola en la cabeza. Alberto Fernández dedicó dos días enteros a hablar con quien fuera para garantizar la vida del presidente de Bolivia”, afirmó.

La aprobación del proyecto nunca estuvo en duda, dado que el peronismo tenía quórum propio y no requería del consenso con el oficialismo. Al término del debate, el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, sometió a la decisión popular la posibilidad de discutir el proyecto de Cambiemos y el del espacio Evolución. Tras la negativa, Negri catalogó al peronismo de “antidemocrático”.

“Quisimos discutir un proyecto de bloque y por una cuestión reglamentaria no nos lo permitieron. El proyecto de Evolución presentaba lo mismo que el nuestro. Que te cercenen la libertad de discutir algo, en un ámbito que se dice ‘la casa de la democracia’, es complicado. El proyecto del peronismo está incompleto, yo no estaba de acuerdo, faltaba el apéndice para pedir por elecciones transparentes”, explicó a El Canciller el diputado radical por Mendoza, Federico Zamarbide.

La iniciativa que había coordinado Cambiemos presentaba un repudio al golpe y un rechazo explícito a la intervención de las Fuerzas Armadas en los procesos democráticos latinoamericanos. Pero también al supuesto fraude electoral denunciado por la OEA.

Leí el informe y es escandaloso. Nada justifica el golpe de Estado, pero se debe marcar la falencia del proceso democrático de Bolivia. Esto se resuelve con más democracia, con elecciones auditadas por un organismo internacional como la OEA, garantizando condiciones de libre competencia y transparencia. Esa es la forma de solucionar el conflicto, no por las armas”, añadió Zamarbide. Cambiemos resolvió abstenerse en la votación final.

La situación en el Senado

El texto del PJ fue aprobado por 29 votos a favor, 8 votos en contra y 4 abstenciones. De igual manera que en Diputados, en la previa del inicio de la sesión en el recinto Cambiemos y el peronismo intentaron acordar un proyecto común, pero las diferencias en puntos clave lo hicieron imposible.

El jefe del bloque del Justicialismo, Carlos Caserio, cerró el debate con una fuerte defensa de la iniciativa de la oposición. “Más allá de las discusiones que tiene que dar el pueblo boliviano sobre las cuestiones electorales vigentes, acá estamos discutiendo el hecho de que un presidente electo tuvo que renunciar por que los militares lo presionaron. La democracia es un bien que no podemos poner en riesgo”, sentenció.

Al momento de votar, el interbloque del oficialismo había decidido abstenerse en su totalidad. Sin embargo, si eso sucedía, el recinto hubiese quedado sin quórum para sufragar. Dado que las abstenciones restan al quórum necesario para sesionar, el PJ le pidió un gesto a Cambiemos en pleno recinto y, con la mediación de Federico Pinedo, acordaron que algunos legisladores votaran en contra.