El directorio de Cambiemos contra los industriales y las muecas por la detención del “Vasco” Lascurain

La noticia del arresto del ex titular de la UIA en tiempos del kirchnerismo sorprendió e incomodó a los Ceos en Salta. Evasivas y un respaldo tibio al empresario que se convirtió en el primer hombre de negocios detenido en la era M
El Canciller - Comentarios

La detención del ex titular de la UIA, Juan Carlos Lascurain, coronó un enfrentamiento inusitado entre el Gobierno y los industriales. Como si fueran intercambios epistolares, las últimas horas fueron y vinieron declaraciones y mensajes entre la cúpula de Cambiemos y los empresarios. El propio presidente Mauricio Macri subió la vara y cargó duro: “Guillermo Moreno les rompió la cabeza a muchos de estos tipos”, disparó en la última reunión de Gabinete. Entre el shock y el frio, no hubo un apoyo contundente al empresario caído en desgracia.

Lascurain se convirtió en el primer empresario detenido durante el gobierno de Mauricio Macri y eso sacudió a los hombres de negocios que se congregaban en Salta, en el Foro de Líderes Empresariales del NOA. Justamente, allí estaba Miguel Acevedo, el actual conductor de la central industrial. Las reacciones fueron dispares, pero en un mismo sentido. Algunos creyeron que “Es una señal fuerte de la Justicia” y otros le bajaron el precio y calmaron los ánimos. “No es una caza de brujas”, señalaron al diario PERFIL. Horas antes de comenzar el encuentro, Acevedo le dijo a Clarín tras enterarse de los dichos de Macri: “A mí me gustaría hablarlo claramente. Si es así (lo que dijo el Presidente), me duele. Yo no he salido a polemizar. Tampoco creo que a la Argentina le convenga estar hablando de si alguien está haciendo las cosas bien o mal”.

El aumento de importaciones de latas de tomate desató una guerra inédita entre dos facciones que se creía que compartían mayor cercanía. El principal damnificado por la apertura de importaciones fue la multinacional alimenticia Arcor. El primero que se subió al ring fue el ministro de Producción, Francisco “Pancho” Cabrera, quien los tildó a los industriales de “llorones”. “No es la UIA, son algunos empresarios de la UIA. Falta que los empresarios tengan una agenda más positiva. Seguimos discutiendo lo mismo y muchos de estos temas tienen que ver con la inversión”, apuntó el ex HSBC.

La noticia del arresto de Lascurain sorprendió al “círculo rojo” que se aglutinó ayer en tierras del gobernador salteño Juan Manuel Urtubey. Estaban: Miguel Acevedo y Daniel Funes de Rioja, presidente y vice de la UIA; Daniel Pelegrina, presidente de la SRA; Gustavo Weiss, titular de la Cámara Argentina de la Construcción y Jorge Pablo Brito, el hijo del ex Banco Macri y presidente de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA).

Más temprano el vicepresidente 7° de la UIA, Adrián Kaufmann Brea, y justamente el gerente general de Comunicaciones del Grupo Arcor, dijo que “Los empresarios no lloramos, solo defendemos la competitividad de nuestra industria”. En diálogo con Infobae, el empresario contó la trastienda de la reunión que mantuvieron con Acevedo luego de la escalada verbal con el Gobierno: “Las críticas a la producción industrial fueron discutidas con más de tres horas de análisis, y esto sirvió para dejar de lado cuestiones personales y pensar en las resoluciones urgentes que tiene la competitividad de los productos argentinos. Hubo un fuerte respaldo a nuestro presidente Miguel Acevedo, por su decisión de dar la cara el pasado fin de semana en los medios de comunicación”. De fondo, la discusión es más profunda. Los empresarios se quejan de la apertura en un mundo que cada vez es más proteccionista.