El día después de Guernica: “necesidad social” de los ocupantes y “mala fe” de las organizaciones, las respuestas oficiales de Nación y Provincia

Alberto Fernández, Axel Kicillof y Andrés Larroque aclararon la posición del Gobierno después de la jornada agitada de ayer.
El Canciller - Comentarios

A un día del desalojo en Guernica y de “la derrota” de Juan Grabois en el campo de la familia Etchevehere, el presidente Alberto Fernández empezó la mañana con un hilo en Twitter. Destacó el trabajo del ministro provincial Andrés “El Cuervo” Larroque en la toma de Buenos Aires, desmintió una nota de Infobae y habló de “la situación crítica” que se vivió en ambos lugares.

Más tarde, en diálogo con Gustavo Sylvestre por Radio 10, hizo énfasis en la resolución judicial que dispuso el desalojo en Guernica. Aunque aclaró que el derecho a la propiedad privada “no está en discusión”, también remarcó el problema habitacional que sufren muchas familias en medio de la crisis: “Hay una necesidad social que atender, es gente que necesita un techo”.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Social de Buenos Aires, Andrés Larroque, destacó el trabajo del gobierno de Axel Kicillof para brindar soluciones a las familias que participaban de la toma y apuntó contra las organizaciones de izquierda que estaban ahí. “Hubo mala fe del Polo Obrero que siempre apostó al conflicto, hay 732 familias que aceptaron nuestras propuestas, ayer incluso muchas se acercaron a decirnos que no les habían contado lo que estábamos ofreciendo”, señaló en diálogo con Futurock.

A la par, el gobernador bonaerense defendió el accionar policial en el desalojo: “Si la Provincia no acataba la orden judicial, incurría en desacato. En Guernica hubo primero una denuncia y luego una orden de desalojo que estaba vigente desde hace mucho tiempo. La Policía simplemente actúa como auxiliar de la Justicia para llevar adelante la orden“.

Te recomendamos leer

Entre Ríos, los Etchevehere y Grabois

Alberto Fernández se despegó del conflicto entre el ex ministro de Agroindustria, Luis Etchevehere, su hermana y el Proyecto Artigas: lo catalogó como una disputa familiar y alejó al Gobierno de la discusión. Pero hubo guiño para Grabois. Para el Presidente de la Nación, “la idea” del dirigente social “no es descabellada”: “Llevar a la gente de los centros urbanos donde viven hacinadas y en malas condiciones y llevarlas al campo donde puedan desarrollarse y tener una producción ecológica es bueno”.