El día después: abre la jueza el expediente, propone el Gobierno investigar a las Fuerzas Armadas y la angustia de la familia

El Canciller - Comentarios

La Armada definió ayer ponerle fin a las tareas de rescate de los 44 tripulantes que se encontraban en el submarino ARA San Juan.

Por eso, en este orden, avanza la Justicia para determinar las responsabilidades del caso y el Gobierno se ofrece para colaborar en la investigación sobre las causas que llevaron a la tragedia que conmocionó a todo el mundo.

La jueza abre el expediente

La magistrada Marta Yáñez aseguró que el Estado, mediante el Ministerio de Defensa, dictaminó que la información hasta ahora reservada no estará alcanzada por el secreto militar. Por lo tanto, podría determinar rápidamente la apertura del expediente para avanzar con la investigación.

“El Gobierno dice que la información necesaria para investigar la causa no está alcanzada por el secreto militar. De esta forma podemos avanzar”, afirmó Yáñez en La Red.

La postura del Gobierno

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo en declaraciones en TN: “El Gobierno estará abierto a todas las investigaciones internas de la Armada porque queremos ir al fondo de la cuestión. No tenemos elementos para plantear que se ocultó información; si los hubiera, veremos quiénes fueron los responsables”.

“Vamos a redefinir el rol de las tres fuerzas (unidades militares del Ejército, Marina y Fuerza Aérea)”, deslizó el ministro de Defensa, Oscar Aguad, en diálogo en La Voz.

Entre la angustia y un desesperado pedido

“Por favor no suspendan el rescate”, pidió entre lágrimas Susana Álvarez, amiga del suboficial segundo Celso Oscar Vallejos, uno de los tripulantes del submarino.

“Es una situación muy tensa, pero todos tenemos mucha fe. Yo no estoy en condiciones de seguir hablando, les pido por el amor de Dios lo único que pidan que no suspendan el rescate”, agregó la joven.

Luis Tagliapietra, padre de Alejandro, uno de los tripulantes de la nave, dijo a TN que no comprendía “esta decisión arbitraria e injustificada”. “Me parece un nivel de crueldad inusitada. Todos los días tenemos un nuevo golpe. Estoy destruido”, sostuvo.