Abogada penalista de la UBA, la oriunda de San Isidro se especializó en derechos humanos: creó la Sociedad de Abogados de Derecho Indígena, a la vez que es miembro del CELS. “Eli” alcanzó mayor renombre cuando la dirigente Milagros Sala la eligió para que la represente legalmente.