El acto de Cristina y Grabois en Racing: revela Pagni el rumor que preocupa a Macri

El Canciller - Comentarios

Después de un fin de semanas de negociaciones a contrarreloj, las autoridades económicas del Gobierno consiguieron el aval del FMI para introducir cambios en el plan monetario. El más importante de ellos es la intervención dentro de las bandas, es decir, en la -paradójicamente- “zona de no intervención cambiaria”, tal como le llamó el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.

El nuevo esquema del BCRA, señala el editorialista Carlos Pagni, no significa un cambio pequeño respecto al que estaba vigente previamente. Básicamente lo que se fue modificando desde que Sandleris asumió en la entidad es la apuesta o no por la libre intervención cambiaria del dólar, una medida en la que el Gobierno dice creer en su discurso pero no logra cumplir en la realidad.

El columnista de La Nación también remarca que el titular del FMI en Estados Unidos, David Lipton, es un férreo defensor de la libre intervención y siempre mostró resistencias a que la Argentina utilice las divisas prestadas por la entidad para “planchar” el tipo de cambio, más cuando durante buena parte del mandato de Macri (y la presidencia de Federico Sturzenegger en el Central) consideraban atrasado el tipo de cambio. Las autoridades argentinas le explicaron al FMI que cuando el dólar sube y baja no ocupa las portadas de todos los diarios, algo que sí ocurre con la devaluación del peso, por lo que nuevos saltos cambiarios iba a complicar aún más la reelección del presidente Macri.

“El Gobierno logró arrancarle a Lipton el sistema de bandas, por las cuales hay un techo de $51 (aunque el Gobierno no puede gastar todo lo que se le ocurra por defender ese techo) y también una idea que es que si hay una devaluación mayor a la razonable en un día, dentro de la banda, el Banco Central puede intervenir para moderar esa devaluación”, explica Pagni.

La mala situación económica activa el Plan V para reemplazar a Macri en caso de que el actual presidente siga sin medir en las encuestas. Para Pagni, desde la reforma de 1994, el presidente que no busca su reelección da señales muy importantes de debilidad y obligan a su reemplazo, quien en este caso sería Vidal, a discutir ideas no sólo con la oposición sino también con el dirigente de su mismo partido que dio un paso al costado.

Hay otro motivo por el que Macri no se baja de su candidatura. Si bien quiere su reelección, el primer mandatario asegura que si se baja, la presión de la oposición lo obligará a dejar la Casa Rosada antes de tiempo. Según Pagni, un rumor llegó de las oficinas de Jorge Fontevecchia a los oídos de Macri. Se trata de unas palabras que Juan Grabois le habría dicho al director del diario Perfil, que éste filtró a través de Jaime Durán Barba:

“Vamos a hacer un acto en Racing y luego nos quedamos en la calle hasta que se vaya Macri”.