Efecto Schiaretti: pelean los gobernadores con el Gobierno por los $17 millones

El Canciller - Comentarios

Si bien se firmó en noviembre y se aprobó en el Congreso en diciembre, el Pacto Fiscal que consensuaron los gobernadores con el Gobierno nacional aún no modificó el amperímetro del rojo fiscal que atraviesan las provincias. Por eso, el próximo martes se reunirán en la Casa Rosada con representantes del oficialismo y la Anses para intentar destrabar el conflicto que pesa sobre 13 distritos y tiene un botín de 17 mil millones en pugna.

Hay una excepción: hace poco más de una semana, el gobernador de Córdoba, el peronista Juan Schiaretti le agradeció al titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, por inyectarle $523.792.271 en concepto de financiamiento del déficit de la caja de jubilaciones. El cordobés fue el primer cacique que eligió la Rosada para apagarle el incendio.

En las 12 provincias restantes aguardan que el “efecto Schiaretti” los impacte: todavía no llegaron a un acuerdo con el Gobierno por el rojo jubilatorio y solamente recibieron partidas automáticas. En principio, el monto que está en pugna ronda los $17 mil millones, que se dividen entre los $12 mil millones presupuestados, y un extra de $5 mil millones.

El martes se sentarán por parte del Gobierno Alejandro Caldarelli y Paulino Caballero (ministerio del Interior); Nicolás Dujovne (Economía), Federico Braun (Anses) y los presidentes de las cajas jubilatorias de Santa Cruz, La Pampa, Santa Fe, Neuquén, Corrientes, Formosa, Chaco, Córdoba, Buenos Aires y Tierra del Fuego. Según Ámbito Financiero, los que están más cerca de rubricar el acuerdo  son el misionero Hugo Passalacqua ; el santafesino Miguel Lifschitz, el formoseño Gildo Insfrán, el entrerriano Gustavo Bordet, Domingo Peppo (Chaco) y Carlos Verna (La Pampa).

Los gobernadores vienen de un diciembre caliente. Quedaron muy expuestos en el debate -y posterior aprobación- de la reforma previsional y la relación se “tensó” con el presidente Mauricio Macri. En la antesala de la votación, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro del Interior Rogelio Frigerio (nexo y articulador entre Balcarce 50 y los caciques) armaron una foto con los mandatarios como respaldo.