Educación pública y trabajadores en blanco: las propuestas del FIT en la Ciudad

El candidato porteño del Frente de Izquierda, Gabriel Solano, presentó su plataforma en el Centro Armenio.


El Canciller - Comentarios

Casi en simultáneo con la presentación de Matías Lammens, junto a Alberto Fernández, el candidato del Frente de Izquierda Gabriel Solano anunció este martes su plataforma para la Ciudad de Buenos Aires: el aspirante al Ejecutivo porteño planteó que todos los trabajadores de la Ciudad, ya sea en el ámbito privado o público, deberían pasar “a planta permanente”. Además, consideró que no deberían exisitir los colegios privados.

“Queremos terminar con la precarización laboral en el Estado pasando a planta permanente a todos los trabajadores. Y el blanqueo general bajo el convenio colectivo respectivo de todos los precarizados del sector privado”, consideró en la presentación del Centro Armenio.

Pero si bien Solano anunció el proyecto laboral, en la conferencia no explicó el modo para llevar adelante el blanqueo de los trabajadores. Cabe destacar que, de acuerdo a los números de la Dirección de Censo y Estadística porteño, la Ciudad de Buenos Aires tiene una tasa de empleo del 51 por ciento. Es decir, 1.523.652 porteños tienen trabajo. De ese número, el 21,8% de los trabajadores (332.156) no tienen convenio no está registrado ante la Seguridad Social.

Si se guía por la eventual decisión del candidato del Frente de Izquierda, las empresas deberían efectivizar a sus empleados de manera inmediata. En la conferencia se hizo omisión sobre algún posible arreglo fiscal para Pymes o bien, un paquete de medidas que estimule a las empresas.

Sin escuelas privadas

Acompañado por la candidata a diputada por la Ciudad, Myriam Bregman, el candidato del FIT agregó que, en materia de educación, la plataforma de la izquierda plantea la “nacionalización del sistema”. “Para terminar con la fragmentación que impone la educación privada”, expresó.

La intención, en otras palabras, es que toda escuela sea parte del Estado, independientemente del apoyo privado que recibe el establecimiento. Desde el Ministerio de Educación porteño expresaron a ElCanciller que esa medida “va en contra de ley de toda que hay en la Ciudad” y tildaron de “casi imposible” que se pueda llevar a cabo. “¿Cómo se podría pasar por encima de toda la normativa que hay en el Ministerio?”, indicaron.

En los últimos datos que se conocen sobre la población estudiantil -el informe de 2018- en la Ciudad de Buenos Aires hay matriculados 483.182 chicos y chicas, entre el nivel primario y el secundario (el 60, en primaria y el restante, en el secundario). La división entre escuela privada y pública es bastante estrecha: en secundaria, uno de cada dos estudiantes está inscripto en los colegios privados. A nivel primario el porcentaje es similar, ya que el 48% matriculados está inscripto en la escuela privada y el restante, en los establecimientos educativos de gestión pública.