Dólar “turista”: 4 cosas a tener en cuenta con la (futura) implementación

El impuesto será del 30%. Los pasajes aéreos al extranjero y los abonos de Netflix y Spotify se verán afectados con la medida.
El Canciller - Comentarios

No es oficial, pero casi. El flamante jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, confirmó que a partir de los próximos días se impondrá un impuesto a los consumos y compras en el exterior.

La alicuota será, finalmente del 30%. Es que días atrás se barajaba que el impuesto rondaría el 20% del producto, aunque con la confirmación de la mano derecha de Alberto Fernández, no quedan dudas sobre el número del recargo.

“Tiene una lógica solidaria y contributiva. Los argentinos que tengan la posibilidad de viajar al extranjero y hacer sus compras con las tarjetas, esas compras después se pagan con dólares del Banco Central. Esos dólares los tenemos que cuidar mucho”, aseguró Cafiero, en diálogo con Radio 10.

“No ponemos ninguna restricción para los que puedan viajar, lo hagan y disfruten. Necesitamos recaudar de alguna manera esa diferencia entre el gasto de tarjeta de crédito y después se paga en pesos aquí y los dólares terminan saliendo del Banco Central”, completó el jefe de Gabinete.

A continuación, las cuatro claves del impuesto al comercio exterior

  • El dólar turista alcanzará a cualquier compra que se realice en dólares o en el extranjero. Por ejemplo, si uno realiza un gasto de cien dólares en el exterior, en lugar de calcular el gasto en pesos a un tipo de cambio de 63 pesos (cierre del viernes) debería calcularse un tipo de cambio de 81 pesos.
  • El recargo también afectará a los pagos en dólares a empresas extranjeras. Es decir que el abono de Netflix, Spotify y Amazon también tendrán aumentos.
  • La compra de pasajes al exterior también tendrá aumento. En ese sentido, durante este fin de semana, se dispararon las búsquedas y consultas en las principales agencias de turismo para evitar el costo extra en la compra de pasajes.

  • El “dólar turista” ya estuvo vigente desde 2012 hasta el 2015, durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner: comenzó con un recargo del 20% y llegó finalmente al 35 por ciento. La medida, ahora, apunta a reducir el déficit de la balanza turística, que en 2018 rozó los USD 8.000 millones y este año, aunque en baja, estaría en cerca de USD 5.000 millones.