“Doctrina Irurzun”: desactiva Cambiemos el plan de desafuero y se esfuma la foto de Cristina en prisión

La liberación de Zannini y D'Elía alteró los planes del Gobierno: ya no es viable tramitar la expulsión de la ex presidenta de la Cámara alta. El Enojo y la conveniencia de Pichetto y la jugada de Stolbizer
El Canciller - Comentarios

El derrumbe de la “doctrina Irurzun” hirió de muerte el plan de tratar el desafuero de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien tiene un pedido de detención y prisión preventiva a cuestas. La batería de excarcelaciones que dictó la Justicia, cuyo summum fue la libertad de Luis D’Elía y Carlos Zannini, modificó los planes de Cambiemos de verla tras las rejas. Es más, ya hubo un senador que dijo que “ya no tiene sentido votarlo”.

El senador Ernesto Martínez de Cambiemos, quien integra la estratégica comisión de Asuntos Constitucionales, dejó explícito una idea que comenzó a circular desde el fin de semana. “A mi entender, no tiene sentido votar el desafuero porque la excarcelación de Zannini logra jurídicamente un efecto extensivo a Cristina y su prisión preventiva se ha quedado sin materia”, sostuvo el legislador ante LaPoliticaOnline. El abogado de la ex presidenta, Roberto Boico, también expresó algo similar: “Mi opinión, en lo jurídico, es que(la liberación de Zannini y D’Elía) inciden directamente en el pedido de desafuero, que ha quedado sin sustancia, dijo en Radio Mitre.

Curiosamente, el propio Martínez fue el que motorizó sorpresivamente el miércoles pasado ante la Comisión el pedido de desafuero, lo que causó el enojo del líder de la bancada del peronismo federal, Miguel Ángel Pichetto. “No se cumple lo estipulado y se abre un tema cuando el objetivo de esta comisión, hoy, era elegir autoridades”, disparó Pichetto y agregó:“No le vamos a rehuir a este debate, lo que veo es que se trata de utilizar este tema en una coyuntura para tener un título en los diarios”, para luego dejar el micrófono sobre una mesa y retirarse sin mediar palabra con nadie. La caras de incomodidad del peronista Dalmacio Mera y de la oficialista Laura Rodríguez Machado, autoridades de la Comisión de Asuntos Constitucionales, lo decían todo.

Hay un argumento técnico que “avalaba” el enojo de Pïchetto: el plazo para tratar el desafuero de CFK estaba vencido, ya que el juez federal Claudio Bonadío solicitó la preventiva el 6 de diciembre, por presunto encubrimiento a los autores del atentado a la AMIA.

Si Cambiemos desiste de tratar el desafuero de la ex presidenta también afecta los planes del propio Pichetto: al ríonegrino le conviene tenerla prisionera con la amenaza latente de dar el quórum y los votos para enviarla a la cárcel. El próximo martes el PJ de los gobernadores hará un cónclave para decidir qué pasos seguir. La grita de cosmovisiones en el PJ de cara al 2019 puede sufrir cambios.

Un dato llamativo es que la ex mandataria no se haya sumado al pedido de excarcelaciones de presos kirchneristas. En diciembre, en la primera sesión tras asumir su banca, CFK desafió a que tratasen el desafuero allí mismo.

El último movimiento lo dió la ex diputada Margarita Stolbizer, ya que aseguró que presentará un escrito ante la Cámara alta para solicitar que los senadores que votaron en el 2013 el Memorándum. Pichetto, Inés Blas, Pedro Guastavino, Ada Itúrrez de Cappellini, José Mayans y Marcelo Fuentes, son algunos.