Día del Libro: cuáles son los más vendidos y cómo subsisten las librerías al aislamiento

Redes sociales, Mercado Libre y Compra Futura: las estrategias de las librerías para hacerle frente a la pandemia.
El Canciller - Comentarios

Hoy es el Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor. La ampliación del listado de servicios y actividades exceptuados por la cuarentena sumó la venta de libros por delivery, a través de la decisión administrativa 490/2020. Desde hace unos días, las librerías reorganizan su stock para hacer los envíos, que en algunos casos son gratuitos y en otros varía según la zona o el monto gastado.

Redes y envíos: grandes aliados

“En estos momentos, los posteos en las redes de las y los autores ayudan a la difusión y las ventas”, señala Martín Latorraca de la cooperativa Sudestada, la cual comercializa los libros a través de una tienda online: “Nosotros vendemos desde nuestra web y por Mercado Libre. Hacemos envíos a domicilio por moto en Capital ($200) y Gran Buenos Aires ($300). Para el resto del país usamos el Correo Argentino”.

Javier Simeoni, de Libros del Pasaje, librería ubicada en el corazón de Palermo Soho, coincide sobre el efecto que tienen las redes sociales en las ventas. Las publicaciones se convirtieron en “puntos de venta”, dado que los locales están cerrados. “Antes solo usábamos las redes como canal de información para nuestros clientes sobre nuestras actividades, en cambio, en este momento nos sirve para lograr más ventas”, destaca.

En la librería palermitana, los envíos son gratis a partir de los $2000 (cuando se compra a través de redes sociales) y de los $2500 (para ventas realizadas por Mercado Libre).

Se vendió más gracias a las redes durante esta cuarentena y llegan muchas consultas”, cuenta Rodrigo Torres, uno de los creadores de la librería Oasis, cuentos para niñxs, la cual no cobra los envíos a partir de los $1500.

Otra manera de interactuar con el cliente es a través de WhatsApp. “Las operaciones se terminan cerrando por ahí o con una llamada telefónica, eso es lo interesante, es la mayor personalización posible en estos momentos, pero por lo menos el cliente puede hablar directamente con el librero”, señala Edio Bassi de Fedro Libros. La librería utiliza Mercado Libre y hace envíos a través de “Glovo, a pie si en el barrio o Correo Argentino a todo el país”.

Ventas de las librerías a través de las Apps.

Dulcinea Libros, de Bernardo Beccar Varela y su mujer Lucía, decidieron repartir sin cargo los libros en la zona norte de la Provincia de Buenos Aires y no exigen un mínimo de compra (San Isidro, San Fernando, Olivos y Vicente López). “Intentamos que las ventas sean directas, a través de WhatsApp, Instagram o por teléfono”, indica el propietario.

Simeoni, de Libros del Pasaje, se sorprendió por las ventas que viene llevando la editorial a través del delivery: “La verdad la aceptación fue bastante mejor de la que esperábamos, aunque no llega ni de cerca a alcanzar el nivel de ventas que tendríamos con el local abierto”.

Otra propuesta que impulsa las ventas de libros durante el aislamiento obligatorio es la ideada por Ediciones Godot. Armaron un listado con las librerías que hacen envíos a domicilio en todo el país. Allí comparten las redes, el mail de contacto y si tienen compra futura.

“Ahora vamos a empezar a trabajar en el concepto de regalos, para que la gente envíe libros a sus amigos y familiares”, dice Bassi, uno de los socios de Fedro Libros. Mientras que Librería de Mujeres y Dulcinea Libros ya comenzaron a vender bajo esa propuesta.

Los elegidos

Los libros más solicitados durante este período de ventas sigue la lógica de lo que sucede habitualmente en cada una de las librerías.

Con un promedio de $600, la Librería de Mujeres, con perspectiva de género, tiene entre sus libros más vendidos: Nueve Cuentos Malvados, Belleza fatal, La potencia feminista, Sexualidades migrantes, Las Malas, y Calibán y la bruja. La librería cobra la entrega $200 dentro de la Ciudad de Buenos Aires, pero se exceptúan las compras superiores a $3000. Para el resto del país utilizan Mercado Libre.

La cuarentena puede ser un buen momento para fomentar la lectura en los más chicos.

Otra de las librerías que comparte la misma visión es Oasis. “Revistas Intrépidas y Antiprincesas es lo que más vendimos. De la misma editorial (Chirimbote), se pidió mucho La niña que tenía las lágrimas más grandes del mundo“, cuenta Rodrigo Torres.

“Lo que está moviéndose mucho es la colección infantil, que los niñes incorporan a sus lecturas”, dice Latorraca. Y los libros para adultos más vendidos en Sudestada son los de Juan Solá y los de la colección de poesía.

Javier Simeoni, de Libros del Pasaje, señala que “los libros más vendidos, siguen más o menos la misma lógica que las ventas antes de la cuarentena”. Las novedades editoriales como Las malas, de Camila Sosa Villada, Breves Amores Eternos de Mairal o Catedrales de Claudia Piñeiro son un ejemplo.

Comprar libros online para leer en casa.

Sobre los cuentos para niños destaca que “suelen venderse mucho y continúan así”: Escuela de Monstruos de El Bruno o Harry Potter. Y coincide con Latorraca: “El predominio de ventas es de novelas y libros infantiles”. En cambio, en Febro Libros, “la venta de infantiles no se reflejó todavía en los pedidos online”, explica su propietario.

Sin embargo, sí tienen mucha demanda de ficción, autores y autoras argentinas contemporáneas: “Mariana Enriquez es la autora más requerida en estos momentos. Nuestro público es lector de ficción”.

“Fue extraño en esta época porque se vendieron libros raros. Nosotros vendemos infantiles y juveniles y algunos pocos de adultos, pero se vendieron diversos libros“, señala desde Dulcinea Libros, Beccar Varela.

Para Ana López, propietaria de Suerte Maldita, es difícil pensar en un libro más vendido, porque “si algo caracterizó a este período fue la variedad”. De todos modos, cuenta que se vendieron muy bien Tiempo sin lluvia, de Cyan Jones, editado por Chai; Desierto sonoro, de Valeria Luiselli, de Sigilo y Una guía sobre el arte de perderse de Rebeca Solnit, de Fiordo. También salió mucho Houellebecq. “Y una rareza que nos sorprendió: Océano mar, de Baricco”, confiesa. Los libros que más se comercializaron también suelen venderse personalmente en la librería, que está “muy especializada en lo literario”.

Te recomendamos leer

Independientes

“Cuanto más se extienda la cuarentena, menos poder adquisitivo habrá”, manifiesta Bassi. Y agrega: “Es muy delicada la situación actual, las librerías independientes venimos de varios años de bajas ventas, y esta crisis pone en serio riesgo al sector, ya que la librería es el eslabón débil de la cadena de comercialización del libro”.

El socio de Febro Libros considera que las editoriales podrían vender sus libros directo al público. Y aclara: “Incluso algunas ya lo están haciendo”.

El riesgo de las librerías independientes ante la pandemia.

Ante esta compleja situación, se están agrupando para construir una representación del sector, ante el Estado y antes los proveedores. “Necesitamos que el Ministerio de Cultura tenga un plan de salvataje de las librerías, más aún a la salida de la cuarentena”, sostiene.

“Las librerías independientes son espacios de encuentro cultural muy importantes para la comunidad a la que pertenecen, a sus barrios. No son solo almacenes de libros (reemplazables por la venta online). Cada librería que cierra es una pérdida del patrimonio cultural de esta ciudad que se enorgullece de sus librerías”, concluye.

Te recomendamos leer

Compra futura

Algunas de las librerías consultadas utilizaron la modalidad de Compra Futura antes de poder vender online. También apenas empezó la cuarentena, Sudestada armó un cupón de Compra Futura “que ayudó mucho a sostener este proyecto autogestivo”, dice Latorraca.

Pese a que puedan hacer ventas online, los clientes de Sudestada ya están canjeando sus Compras Futuras y  “otros esperan poder pasar por la librería”.

Compra Futura es un proyecto de vouchers para que los clientes puedan comprar durante la cuarentena, y canjear posteriormente obteniendo un beneficio (descuentos o regalos, dependiendo del local).