Deuda, pobreza, inflación y actividad económica: los cuatro ejes del balance de Lacunza

"No era posible sincerar los precios relativos distorsionados (dólar y tarifas) que causaban los déficits gemelos. bajar la inflación rápidamente y recuperar el crecimiento al mismo tiempo", indicó el ministro de Hacienda.
El Canciller - Comentarios
@Alan marcuello Excelente artículo

A pocos días de dejar el cargo, Hernán Lacunza presentó el balance de la gestión económica durante el gobierno de Mauricio Macri. A diferencia de otros políticos, el ministro de Hacienda no tuvo pruritos en hacer autocrítica (“Si bien la pobreza y la inflación son dos números que no han sido inferiores a los esperados, han empeorado”, reconoció) a la vez que se mostró expectante para un posible crecimiento económico de Argentina.

“Equilibrio fiscal primario, un tipo de cambio competitivo y casi equilibrio externo, además de superávit de las provincias. Esto es parte de la herencia que se va a cosechar en el gobierno que viene”, dijo, este martes, en una entrevista con Radio Continental.

Lacunza también amplió sobre el tema de la deuda y el préstamo con el Fondo Monetario Internacional. El ex ministro de Economía bonaerense indicó que Argentina tiene sólo un problema “de liquidez”. “El nivel de deuda es razonable para nuestro país”, aseguró al exponer que los compromisos de pagos ascienden al 70% del PBI.

A continuación, los cuatro ejes del balance presentado por Hacienda.

Actividad Económica

El equipo económico de Macri partió de una premisa: “La economía argentina está prácticamente estancada desde 2011“. De acuerdo al informe, “luego de tensiones iniciales”, en la gestión de Cambiemos la actividad económica empezaba a recuperarse y mostrar signos de mejora cuando “entrado el 2018, el programa económico encontró fuertes limitaciones“.

En ese período, Lacunza describió dos elementos centrales que explican una nueva caída del PBI: la detención de los flujos del financiamiento internacional y “la peor sequía en medio siglo”. De ese modo, indicó, “se desató una episodio de estrés cambiario que trajo aparejada una fuerte aceleración de la tasa de inflación, un alza de las tasas de interés y el ingreso de la economía a una nueva recesión”.

La otra cara de la moneda, describió el equipo económico, son las cuentas públicas que le dejarán a la próxima gestión. Según los números oficiales, Alberto Fernández recibirá un país “con déficit fiscal controlado y un tipo de cambio competitivo que permitirá generar superávit“.

Inflación

Para analizar la problemática de la inflación, el equipo económico de Cambiemos tomó, como punto de partida, el elevado nivel de costo de vida del kirchnerismo “producto de financiamiento permanente con emisión monetaria y reprimida por un tipo de cambio y unas tarifas artificiales”.

Sin embargo, con autocrítica, Lacunza reconoció que “no se logró el objetivo de reducción de la inflación“. En el balance, a su vez, explicó los por qué de esa incapacidad. “No era posible sincerar los precios relativos distorsionados (dólar y tarifas) que causaban los déficits gemelos (fiscal y externo), bajar la inflación rápidamente y recuperar el crecimiento al mismo tiempo”, se expresa en el documento.

Te recomendamos leer

Pobreza

“La crisis de 2018-19 dejó niveles de pobreza superiores a los iniciales en el presente mandato”, expresa el informe. Los números del Indec establecen que para el primer semestre de 2019, el nivel de pobreza asciende al 35,4% de la población. “Un nivel muy similar al promedio de los 36 años de la recuperación de la democracia (pobreza del 36%)”, indicó Hacienda.

Cabe aclarar que varias consultoras consideran que los números de pobreza, para el segundo semestre de 2019, serán aún más altos.

Deuda

Sobre el nivel de deuda, Lacunza fue contundente. El ministro negó tanto que la deuda haya sido para financiar fuga de capitales como que el nivel de compromisos ascienda al 100% del PBI. “No sé de dónde sacan esos números. Utilizando para el cálculo el tipo de cambio nominal y los precios actuales, la deuda pública ronda el 70% del PBI. Era del 39% en 2015, con un tipo de cambio bajo que desinflaba artificialmente el ratio. No es un nivel elevado para un país como Argentina”, dijo Lacunza en la presentación.

También volvió a remarca que “problema no es de solvencia sino de liquidez”. Y afirmó que el Gobierno de Alberto Fernández incluso podrá acceder a los mercados internacionales de crédito en caso de “generar credibilidad suficiente”.