Detienen a Amado Boudou: acelera la Justicia contra los K y es el segundo funcionario cercano a Cristina que cae preso en menos de diez días

El Canciller - Comentarios

El juez Ariel Lijo ordenó la detención del ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou en el marco de la causa por enriquecimiento ilícito.

El ex funcionario kirchnerista fue arrestado en su departamento en Puerto Madero por efectivos de Prefectura Naval Argentina y luego fue trasladado al edificio de Prefectura. En estos momentos se encuentra cara a cara en el despacho de Lijo. Luego, según confirmaron fuentes judiciales a elCanciller.com, quedará en prisión.

La decisión del magistrado se llevó a cabo cinco años después de que se abriera la causa, en mayo de 2012. Además fue detenido José María Núñez Carmona, amigo, socio y considerado testaferro de Boudou, quien ayer también debió comparecer en el caso de la imprenta Ciccone.

Además fue detenido Núñez Carmona, amigo, socio y considerado testaferro de Boudou

Boudou recibió la orden de arresto por posible entorpecimiento de la investigación, ya que el ex vicepresidente aún no cuenta con un procesamiento en su contra en la causa por enriquecimiento ilícito.

La semana pasada el fiscal Jorge Di Lello pidió un requerimiento de justificación para que Boudou explique una serie de inconsistencias en su patrimonio.

Agustina Kämpfer a indagatoria

La ex mujer de Amadou Boudou, que hace poco más de una semana dio a luz y fue mamá, será citada a indagatoria en el marco de esta misma causa, según pudieron saber fuentes de elCanciller.

De Vido, nueve días antes

El ex ministro de Planificación fue otro de los funcionarios cercanos a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner que terminó tras las rejas. El 25 de octubre de este año, De Vido se entregó luego de que el Congreso le quitara los fueros. Está actualmente en prisión por la causa de sobreprecios en la compra de gas licuado.

En este contexto, la Justicia dio un nuevo mensaje hacia los ex funcionarios kirchneristas que atraviesan causas sensibles y no mostró piedad a la hora de avanzar con la detención de Boudou y De Vido, a pesar de que no cuenten con procesamientos firmes.