Después del choque entre Alberto y Larreta por la coparticipación, Macri busca sostener el liderazgo en Cambiemos

El expresidente publicó una dura columna contra el gobierno nacional. Había evitado pronunciarse contra las protestas policiales y el decreto de transferencia de coparticipación (hasta hoy). No quiere ser desplazado por el jefe de gobierno porteño.
El Canciller - Comentarios

Mauricio Macri no tuvo tiempo para cumplir con los 14 días de aislamiento que se le asignan a las personas que regresan de viajar al exterior. Luego de un mes en Europa, el exjefe de Estado tuvo que ponerse a tono con una coyuntura en rápido desarrollo a pesar de la pandemia.

El enfrentamiento entre el presidente Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta altera sustancialmente la estrategia del actual titular de la Fundación FIFA. Hasta el jueves pasado, Macri se sentía cómodo como cabeza de los “halcones” y a la ofensiva contra las políticas del gobierno nacional que, piensa, venían dando sus frutos.

El jefe de gobierno porteño, en cambio, siempre intentó articular un sector dialoguista dentro de la coalición opositora que tendiera puentes con el Ejecutivo del Frente de Todos como demostró “el trío de la cuarentena” en el AMBA. En el último encuentro de la mesa de conducción de JxC donde participaron tanto Larreta como Macri, incluso, se había aprobado avanzar en un pedido de diálogo al gobierno nacional mientras se acordaba en Diputados renovar la agenda parlamentaria.

Pero todo eso cambió cuando, precipitado por la protesta de la policía Bonaerense (¿y por Cristina?), Alberto finalmente decretó el traspaso de un punto de coparticipación de CABA a la Provincia de Buenos Aires sin previo aviso.

Larreta, empujado al conflicto, respondió con una conferencia de prensa que muchos consideran fue su plataforma de lanzamiento para una candidatura presidencial en 2023. En su intervención, “el Pelado” desplegó un discurso no sólo dirigido a los porteños, sino al resto del país respaldado, además, por el conjunto de las fuerzas de Juntos por el Cambio.

Así, el expresidente Macri -que fue uno de los pocos políticos que no se pronunció sobre el cerco policial a la Quinta de Olivos ni tampoco había opinado sobre el decreto de coparticipación– se ve obligado a mover sus piezas.

El salto de Larreta a la arena nacional inquieta al expresidente que, además, observa como el jefe de gobierno porteño ostenta mejores números en las encuestas.

Luego de un encuentro con intendentes del interior bonaerense de su fuerza, el titular de la Fundación FIFA publicó una columna en el diario La Nación en un tono muy crítico del gobierno nacional.

“Rompo el silencio para compartir con ustedes mi inquietud sobre la dolorosa y delicada circunstancia que atraviesa la República Argentina”, advirtió Macri en forma casi dramática y en una nueva señal que buscará seguir cargando las tintas de la polarización y la grieta. Algo que funciona mucho en nuestro país y, sobre todo, a Larreta le cuesta asumir por su vocación dialoguista.