Después de las denuncias, justifica Camaño el ingreso de familiares de Tundis al PAMI

El Canciller - Comentarios

A pesar de haber hecho su carrera política con la bandera de la defensa de los jubilados, la diputada del massismo Mirta Tundis consiguió que al menos seis familiares directos ingresaran a trabajar al PAMI con salarios importantes. Aunque eligió el silencio ante las críticas y denuncias de nepotismo, la jefa del bloque del Frente Renovador en la Cámara Baja, Graciela Camaño, la defendió de las acusaciones.

Tundis aún mantiene su cargo en el PAMI, aunque actualmente en “stand by” hasta que finalice su período como diputada. Desde que ingresó al organismo de defensa de los jubilados, en la década del 90, varios familiares entraron a trabajar en distintas oficinas aledañas.

Por ejemplo, su hermano Claudio entró en 2007 y actualmente cobra 72 mil pesos por mes. Su hijo Diego ingresó en 1999 y percibe un salario de 97 mil pesos; mientras que su otro hijo, Sergio, entró en 2007 y gana 67 mil pesos. También entraron sus dos nueras, Noelia Angélica Giménez y Damiana Belén Cerdaño, quienes cobran 62 mil y 56 mil pesos respectivamente.

A pesar de la contundencia de la denuncia, para Camaño hay un “operativo difamatorio” contra Tundis, “manipulando datos para difundir nepotismo en su accionar político”. En tanto, la jefa del bloque justificó la llegada de sus familiares al organismo estatal argumentando que “se casaron con personas que estaban trabajando en el organismo”.

En igual tenor, Camaño advirtió que “quieren acallar su potente voz en defensa de los jubilados por las políticas que se vienen van en detrimento de ellos y su obra social, y esto lo veremos muy pronto”. “Claramente es una fake news acomodada para desprestigiarla”, concluyó.