Desarme de las Leliq y baja de la tasa de interés: las claves de la medida del BCRA

El Canciller - Comentarios

Luego de las elecciones, el Banco Central continúo con medidas para “preservar las reservar”, tal cual anunció su titular, Guido Sandleris. El lunes, el BCRA decidió reforzar el cepo, al limitar la compra de dólares para atesoramiento a 200 dólares por mes. Veinticuatro horas después, la entidad bancaria enfatizó el objetivo económico, al limitar la inversión de los bancos en Leliq.

En la comunicación A-6817, el Banco Central dispuso de nuevas condiciones para la colocación de los encajes bancarios. Hasta ahora, la entidades privadas podían colocar en  Leliq parte de los encajes de sus depósitos, tanto los que están a la vista (cajas de ahorro y cuenta corriente) como los que se realizan a plazo. Con la nueva resolución, la banca privada solo podrán usar las Leliq para los encajes de los depósitos a plazo.

“A partir del 1 de noviembre no podrán integrar con Leliq y/o Nobac la exigencia de efectivo mínimo proveniente de los depósitos a la vista”, anuncia el comunicado que dispuso el Banco Central.

Cabe destacar que las Leliq son las “Letras de Liquidez”, que el Banco Central viene emitiendo desde octubre de 2018. A diferencia de su progenitora (las Lebacs) estos títulos sólo pueden ser comprados por agentes financieros y no por personas físicas. “no podrán integrar con Leliq y/o Nobac la exigencia de efectivo mínimo proveniente de los depósitos a la vista”.

Te recomendamos leer

Baja de la tasa de interés

Si bien el objetivo de era contribuir el desarme de los bonos, la medida también apunta a bajar, paulatinamente, la tasa de interés actual.

Según indicaron fuentes del Banco Central a Ámbito, los bancos al dejar de percibir ingresos por los encajes, se prevé que eso empuje las tasas hacia abajo. Para la consultora Elypsis, “la medida, a priori, mejorará la hoja de balance del BCRA, debido a que dejará de remunerar una parte de su pasivo“.

Y agregaron: “Esto avalará una baja en las tasas de depósitos bancarios, que debido al endurecimiento de los controles cambiarios no impactará significativamente en demanda de dólar oficial.