Desactiva el Gobierno el conflicto salarial docente y advierte que no admitirá más huelgas

El Canciller - Comentarios

Luego de un mes de negociaciones frustradas, el Gobierno nacional alcanzó un acuerdo salarial con los gremios universitarios. Los representantes sindicales aprobaron la última propuesta del ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Alejandro Finocchiaro, que promulga un incremento de entre el 24% y 26% hasta el mes de octubre, contemplando dos cláusulas de revisión obligatorias ante la inflación, en diciembre y febrero.

El entendimiento entre las partes se origina en el marco del conflicto universitario más extenso desde el retorno de la democracia, cuya cúspide se evidenció hace una semana, en una marcha nacional educativa que congregó a más de 100.000 personas en Plaza de Mayo, entre maestros, alumnos, sindicalistas y agrupaciones políticas. El único gremio que rechazó de plano el ofrecimiento fue la Conadu Histórica, que ratificó el paro para la semana siguiente.

Las 57 universidades públicas del territorio nacional consolidaron los reclamos esta semana, en la que varios establecimientos fueron tomados por los estudiantes. En muchos casos, los docentes visibilizaron su protesta mediante clases públicas, en un contexto en el que la previsión de un 42% de inflación anual colisionaba con la postura del Ejecutivo, que permanecía inmutable en su oferta del 15% de aumento, congelada desde principios de año.

“Creemos que no hay lugar para más paros, los que no están de acuerdo podrán manifestar su desacuerdo pero con otras medidas”, manifestó Finocchiaro finalizada la reunión, en tanto que añadió el “esfuerzo” que implica la propuesta para el Gobierno nacional, que se encuentra en pleno plan de ajuste. “De todos modos, todos los docentes recibirán el aumento más alla de si su gremio acordó o no”, aclaró.

La determinación del titular de la cartera educativa obedece a un pedido de Mauricio Macri, quien la semana pasada había mantenido un encuentro con los rectores de las facultades, en Casa Rosada, y les había prometido que el “15% sería el piso” del incremento. La huelga también mantuvo sin clases a 60 colegios preuniversitarios del país. Finocchiaro advirtió que, a partir de ahora, se descontarán los días de paro.

No obstante, los docentes manifestaron su alerta ante el presupuesto universitario para el año siguiente, tópico que tendrá su tratamiento este mes en el Congreso. En ese sentido, el ministro indicó que enviarán un “muy buen presupuesto” al Parlamento. La disputa vislumbra una solución y empieza a dejar atrás los fuertes rumores de suspensión de cursadas que mantienen en vilo a los alumnos.