Derrota histórica a 79 días de Rusia: fracasa el plan de Sampaoli sin Messi y pasa vergüenza ante España

El Canciller - Comentarios

Sin nada que destacar, la Selección Argentina sufrió una derrota humillante ante España y encendió todas las alertas de cara al Mundial de Rusia. La victoria ante Italia -ni siquiera clasificada a la Copa del Mundo- había mostrado algunos puntos altos que España se encargó de enterrar y en la lista de Jorge Sampaoli sólo quedó un nombre anotado: Lionel Messi.

El principal verdugo del plan de Sampaoli fue Isco, que con tres goles lapidó la buena actuación que había tenido el arquero Willy Caballero contra Italia, que recibió cinco tantos y tuvo varios errores lamentables. Por la “suerte” de sufrir una lesión, Sergio Romero debió abandonar el partido en los primeros minutos y sólo vio como una pelota se metía en su arco.

Una triangulación entre Andrés Iniesta, Marco Asencio y Diego Costa abrió la cuenta para España. Luego, ya con Caballero en el arco, Isco estiró la ventaja. Tras un córner, en una jugada aislada al desarrollo del partido, Otamendi -muy flojo en la defensa- conectó de cabeza y la metió en el arco de David de Gea, que pudo hacer un poco más.

Ya en el segundo tiempo, España se impuso en toda la cancha. Con una presión alta y con Isco como protagonista, el equipo de Lopetegui humilló el planteo argentino. En los últimos minutos, con el marcador 5-1, De Gea sacó largo y la pelota cayó directamente en los pies de Isco, que definió de un toque y cerró la cuenta.

Otra vez, los referentes del plantel albiceleste fueron lo más flojo. Gonzalo Higuaín, que mostró liderazgo ante Italia, se mostró impreciso y apresurado. Además, el Pipa desperdició la oportunidad de poner a Argentina adelante en el marcador tras un centro de Maximiliano Meza, tal vez el punto más alto del seleccionado.

Javier Mascherano, Lucas Biglia y Éver Banega fueron otros puntos flojos. Lentos e imprecisos, los mediocampistas no supieron que hacer contra la jerarquía de jugadores como Isco, Andrés Iniesta y Koke.

Con un solo partido por jugar, Sampaoli vuelve a donde empezó y le quedan 79 días para encontrar un equipo que pueda acompañar a Messi en Rusia. La situación es tan alertante que, los únicos jugadores que se salvaron fueron los que no jugaron.