Derechos Humanos, grieta y autonomía: gesto de Mariu con las Abuelas de Carlotto

El Canciller - Comentarios

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, la abanderada de Cambiemos a la hora de potenciar la pata social y de derechos humanos, inauguró el viernes por la tarde un espacio de la Memoria en la ciudad de La Plata, junto a Estela de Carlotto, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo.

Se trata del edificio de la Comisaría 5ta de La Plata, donde funcionó entre 1976 y 1978 un centro de detención que registra, al menos, 200 desaparecidos.

La mandataria bonaerense le entregará a Carlotto un archivo con las partidas de nacimiento registradas en la última dictadura en su territorio, en el que funcionaron 250 de los 760 centros de detención clandestinos. Esta lista es un viejo pedido de las Abuelas, que buscan agilizar la búsqueda de nietos. El secretario de Derechos Humanos, Santiago Cantón, explicó que la organización de Abuelas asumió muchas tareas que le correspondía al Estado realizar y ahora busca que se realicen en conjunto.

El secretario de Derechos Humanos, Santiago Cantón, explicó que la organización de Abuelas asumió muchas tareas que le correspondía al Estado realizar y ahora busca que se realicen en conjunto.

“La memoria no tiene banderas políticas”, expresó la Gobernadora junto a Estela de Carlotto. La política de derechos humanos cambiemita había sido cuestionada luego de que, la semana pasada, debido a la sobrepoblación carcelaria, liberaron a varios represores de la última dictadura entremezclados en una larga lista con presos regulares.

“La memoria no tiene banderas políticas”

El edificio de la comisaría 5ta, ubicado en la calle 74, entre 23 y 24, es de especial importancia para Abuelas: allí estuvo detenido el testigo desaparecido Jorge Julio López. Además, por los delitos de lesa humanidad cometidos en esa locación, fue detenido el genocida Miguel Etchecolatz, quien volvió a la cárcel luego de la presión de los ciudadanos marplatenses, que realizaron varias marchas en repudio a su prisión domiciliaria.