El "trash talk" (charla basura) y los métodos psicológicos que empleó Emiliano "Dibu" Martínez tanto ante Países Bajos en los cuartos de final como frente a Francia en la definición del Mundial Qatar 2022 y, previamente, en la Copa América, no pasaron desapercibidos para las autoridades. Es por eso que se decidió una regla que rápidamente fue definida como “Anti Dibu Martínez”, la cual cambiará el accionar de los arqueros a la hora de la ejecución de un penal.

La regla 14, que se refiere al procedimiento en un penal, sufrió una variante significativa en su texto: “El guardameta deberá permanecer sobre su propia línea de meta, entre los dos postes de la portería y frente al ejecutor del tiro hasta el golpeo del balón. El guardameta no se comportará de manera que distraiga de forma antirreglamentaria al ejecutor del tiro, por ejemplo, no retrasará la ejecución del penal ni tocará los postes, el travesaño o la red de la portería”, sostiene ahora la normativa.

Esta modificación reglamentaria entró en vigencia a partir del 1° de julio.

“Se aclara que, con su conducta, el guardameta no faltará el respeto al fútbol ni al adversario, por ejemplo, distrayendo de forma antirreglamentaria al ejecutor del tiro”, explicaron desde la IFAB a la hora de buscar esclarecer la nueva situación.

De esta manera, un arquero no podrá ahora tirarle la pelota lejos al pateador antes de hacerse cargo de la pena máxima, acercarse a hablar o demorar la ejecución al dialogar con el árbitro principal o el rival. Tampoco podrá tocar los postes, el travesaño o la red del arco.