Luego de 87 años, Barracas Central obtuvo un histórico ascenso a la cima del fútbol argentino. Lo logró después de superar en la tanda de penales a Quilmes (5-4) en la final del Reducido de la Primera Nacional y así jugará la Liga Profesional 2022.

A este suceso deportivo no le faltaron las dudas con respecto ciertos fallos arbitrales favorables que incidieron en el desarrollo o en el resultado de algunos partidos. Barracas, por ejemplo, fue el equipo que más penales recibió a favor (9) en toda la Primera Nacional, por encima de Tigre y Quilmes.

El "Chiqui" Tapia, actual presidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), fue un histórico expresidente de Barracas. De hecho, el estadio de esa institución deportiva, ubicado en Luna al 1200, lleva su nombre. Hoy en día, sus descendientes tienen protagonismo en el club. 

¿Quiénes son los hijos del "Chiqui" y qué rol tienen en Barracas?

Iván y Matías, dos de sus cuatro hijos, tienen protagonismo en el club. El menor (23 años) es volante y capitán del equipo. El mayor (25) se retiró después de ascender a la Primera Nacional y es el presidente.  

Iván Tapia, el actual futbolista, lleva la diez del equipo y ha anotado algunos goles en partidos clave. Uno de esos fue el penal que picó en la cancha de Ferro para poner la victoria parcial. De todos modos, el aporte goleador del joven mimado por la familia de la máxima autoridad del fútbol argentino no es de las mejores: ha aportado sólo cinco goles en esta temporada: el mencionado contra Ferro, y también otros contra Tristán Suárez (en dos ocasiones), Instituto y Gimnasia de Jujuy. De esos cinco encuentros, los goles del atacante sirvieron para cosechar una victoria, tres empates, y una derrota. 

Con respecto a Matías Tapia, el joven presidente del "Guapo" que asumió el cargo luego de retirarse del fútbol, tendrá grandes desafíos el próximo año. Ya anunció públicamente que buscará que la institución consiga la permanencia en la primera categoría del fútbol nacional y que mostrarán un plantel "competitivo". No será fácil, y para ello deberá reforzarse de la mejor manera. Probablemente, el desafío que se avecina para su gestión no sólo sea la permanencia en primera, sino también las mejoras edilicias del estadio, que actualmente sólo cuenta con capacidad para 4400 personas.

Iván, capitán del equipo dirigido por Rodolfo De Paoli, recientemente le dedicó el triunfo a Caruso Lombardi, quien había manifestado que los partidos de Barracas Central estaban "arreglados" para que ascienda. Fueron muchas las polémicas en torno al desempeño y los resultados del equipo del sur de la Ciudad. Una de las más grandes se dio justamente en la última fecha, de visitante contra Villa Dálmine. Se sospechó que los jugadores del equipo violeta arreglaron el partido para perder contra Barracas Central a cambio de una suma importante de dinero.