D’Elía: “No le deseo un día de cárcel a nadie”

La liberación del dirigente social y del ex secretario de Legal y Técnica no pasó desapercibida en el backstage del escenario de la Plaza de Mayo. El abrazo y el día después
El Canciller - Comentarios

Los gritos ensordecedores de la multitud que celebraba la lectura del documentos final no encontraban eco en la parte detrás del escenario montado en Plaza de Mayo. Mientras Taty Almeida y Estela de Carlotto daban su discurso, el ex secretario de Legal y Técnica del kirchnerismo, Carlos Zannini, deambulaba por el corralito de prensa. Se lo veía cansado. Apenas se había cambiado la camisa con la que había salido horas antes del penal de Ezeiza. 

Lo secundaban sus hijos María Paula, Carlos y Franco. Solo accedió a hablar con C5N y luego no quiso tener más contacto con la prensa. Luis D'Elía estaba acompañado por sus hijos Facundo y Aimé Belén. No estaba su esposa Alicia. Vestido con una chomba azul desgastado, atinó a abrazarse por un momento largo con Zannini. Ambos charlaron unos minutos lejos de los oídos de los periodistas. Luego, el ex candidato a vicepresidente por el FPV se retiró del lugar sin realizar declaraciones.

El líder de MILES estaba exultante: “Es un día muy importante. Quiero felicitar a todos los jueces, fiscales y funcionarios municipales que se niegan a ser serviles al oficialismo. Tuvimos un Plan Cóndor militar, Macri quiere hacer un Plan Cóndor judicial, no hay que permitírselo de ninguna manera”, le dijo alCanciller.com.

“No voy a hacer nada que la Justicia no me pida. Me dio una gran alegría verlo. Se enteró (Zannini) igual que yo. Estábamos en la celda y 8-10 de la mañana nos habíamos enterado que había llegado la cédula de libertad. Yo me fui a acostar convencido de que íbamos a estar en libertad”.

Cuando se lo consultó sobre el llanto en una entrevista, D’Elía atinó a decir algo incómodo: “Es muy duro estar casi cuatro meses preso del régimen macrista. Fue muy duro porque sentí que me robaban mi familia, mis compañeros mi vida, mi lucha. Entonces cuando la democracia se restringe y baja su nivel de intensidad estamos en un problema muy serio. Ya fueron por Lula, creo que van por Cristina, pero no van a tener suerte: hay un país que va a impedir eso. van a tener otro 17 de octubre si hacen eso”. Finalmente, una vez que terminó el acto, uno de los conductores aprovechó para nombrar la presencia del ex piquetero en el escenario.

Ya descansado, hoy volvió a referirse a sus más de 100 días preso: “No le deseo un día de cárcel a nadie, la Navidad en el pabellón, Fin de Año, mi cumpleaños, todo fue muy duro y gratuito porque en realidad el Memorándum con Irán podrás estar de acuerdo o no, pero no podés decir que es judiciable, fue votado por el Congreso y ratificado por un decreto de la Presidenta, no hay nada que opinar desde el punto de vista legal“, explicó en diálogo con Futurock.