Del coqueteo con Cristina a correr “por derecha” a Macri: a qué juega Massa de cara a las elecciones

El Canciller - Comentarios

Los diputados del Frente Renovador, abanderados por Graciela Camaño, exigieron al Gobierno tratar un nuevo proyecto de Código Penal de la autoría del partido que dirige Sergio Massa. El mismo propone una serie de iniciativas que apuestan a golpear el flanco derecho del oficialismo: elimina las libertades condicionales, baja la edad de imputabilidad a 14 años y contempla una internación de por vida para violadores. Mientras algunos dirigentes lo fogonenan para que acepte la candidatura a gobernador bajo la tutela de Cristina Kirchner, el tigrense se mueve a la derecha para evitar etiquetas. A qué juega el tercer actor del podio.

De cara a la campaña electoral de este año, Massa juega a buscar votos en todos los frentes. Aunque por ahora lo niega, no es taxativo sobre el posible acuerdo con Cristina Kirchner para derrotar a Macri y nombres propios cercanos al tigrense aseguran que la unidad está más cerca de lo que parece. Sin embargo, sus coqueteos no se agotan ahí: también corre al Gobierno por derecha, donde Patricia Bullrich expone su conservadurismo y se muestra como la influencer de Jair Bolsonaro. El entre 10 y 15% de votos que ostenta en la provincia lo deja lejos de cualquier protagónico, pero también obliga al resto de los candidatos opositores a buscarlo.

Con un proyecto más conservador que los de Cambiemos, el Frente Renovador plantea una nueva ley penal a medida del bolsonarismo que se expande en la región, contrario al abolicionismo penal que caracterizaba al pensamiento de Zaffaroni. “Establecemos un durísimo sistema de reincidencia. Confirmamos tres veces la condena y la próxima es indeterminada. No puede haber en la calle caminando gente que tenga robos en su haber”, se indignó Ramiro Gutiérrez, asesor de Massa en temas de seguridad y justicia.

No queda claro cómo estas iniciativas podrían conjugarse en una eventual alianza con Cristina Kirchner, pero Pablo Moyano y Alberto Fernández sostienen que la fórmula para ganar las elecciones es Cristina presidenta y Massa gobernador. El tigrense juega con las máximas del teorema de Baglini y lanza consignas para todos los sectores: en su plan de Gobierno, no hay descontentos, ganan los empresarios y también los trabajadores.

Con Cristina sumando votantes a su núcleo duro, el massismo ve en el presente más débiles los lazos de Macri con su electorado, que lo acompaña, en general, por la resistencia a la vuelta del kirchnerismo y no por logros propios de la gestión de Cambiemos. En esa línea, el tigrense apunta al voto conservador para levantar en las encuestas, que lo muestran como una tercera fuerza aún muy lejos de las primeras dos.