Débora Pérez Volpin: confirman la mala praxis y revela Nelson Castro la estrategia de La Trinidad

El Canciller - Comentarios

Poco más de dos meses después del fallecimiento de Débora Pérez Volpin, se conoce la verdad de lo que ocurrió en el quirófano de la Clínica La Trinidad. El abogado de la familia, Diego Pirota, aseguró que la muerte “se produjo por una perforación del esófago”, disparó contra la clínica por no decir la verdad y apuntó contra el juez Gabriel Ghirlanda por paralizar la causa.

En una conferencia de prensa en la Legislatura porteña, el viudo de Débora, Enrique Sacco, y Pirota adelantaron parte del informe definitivo de la autopsia que señala que la periodista falleció “por una perforación instrumental del esófago” realizada durante la endoscopía y un consecuente suministro excesivo de aire, que provocó un enfisema subcutáneo.

“Débora murió por una perforación instrumental del esófago, no tenía ni una úlcera ni hepatitis”

Y aunque Sacco advirtió que “no tenemos rencor ni sed de venganza“, las acciones judiciales apuntan contra la clínica por haber negado irregularidades durante el estudio y haber difundido que Pérez Volpin presentaba una úlcera previa y un subtipo de hepatitis.

A su vez, ambos se refirieron al papel que jugó el juez Gabriel Ghirlanda durante la investigación. “El informe pericial es contundente, incontrastable, abrumador y ha sido realizado por muchos peritos que participaron. Estos meses tuvimos dificultades con el juez, que tenía que hacer medidas de prueba y no las hizo“, atacó Pirota.

Luego de anticipar que pedirán las detenciones de las autoridades de la clínica por miedo a que “puedan entorpecer la investigación”, el abogado siguió su duelo contra Ghirlanda, quien fuera subrogante en el juzgado 57 y ahora sería reemplazado por Carlos Bruniard, actual titular del juzgado correccional N° 50.  “Estos meses no fueron fáciles teniendo a un magistrado como el que tuvimos”, sentenció.

La principal queja de la familia respecto al juez parte desde la pasividad del mismo respecto a los procedimientos. Pirota explicó que el juez “tenía que allanar y llevarse el endoscopio, pero lo hizo tres días más tarde” permitiendo que “se pierdan pruebas concluyentes”. La sospecha radica en que Ghirlanda dilató los movimientos para dejar pasar el tiempo y que concluyese su suplencia en el juzgado.

Nelson Castro: “El argumento que se va a intentar dar desde la clínica es que Débora tenía una enfermedad neurológica desmielinizante”.

Horas más tarde, en el programa A Dos Voces de TN, el periodista y médico neurólogo Nelson Castro explicó con detalle la estrategia de la clínica La Trinidad para ensuciar la cancha y desligarse de la muerte de Pérez Volpin intentando argumentar que padecía “una enfermedad neurológica” previa.

El argumento que se va a intentar dar desde la clínica es que Débora tenía una enfermedad neurológica desmielinizante y que, como consecuencia de esa enfermedad que le afectó todo el sistema de reacción del organismo, no pudo reaccionar adcuadamente cuando se produjo el paro cardíaco”, precisó el periodista. Sin embargo, rápidamente aclaró que “en la autopsia no se pudo constatar nada de esto”.