Debilitado y al límite del veto, le suplica Macri al PJ un voto que sostenga el acuerdo con el Fondo

El Canciller - Comentarios

Sorprendió hasta algunos integrantes de la alianza de Cambiemos. Nadie lo esperaba el discurso de Mauricio Macri. El comunicado presidencial alertaba cerca de las 12.30 horas el anuncio de un mensaje del primer mandatario con el tema tarifas como el eje central.

Y así fue. Con síntomas de debilidad, pero enfurecido, el jefe de Estado salió a suplicarle al peronismo no kirchnerista que no acompañe el proyecto que frena los aumentos de las tarifas, una iniciativa que golpea al corazón de la política económica de Cambiemos”.

“No se suban a las locuras de Cristina”, lanzó, sin tapujos el Presidente de la Nación, junto al ministro de Producción, Francisco Cabrera. Así, hizo un último intento para convencer a los senadores para evitar un susto en el acuerdo clave con el Fondo Monetario Internacional.

La primera sensación después del discurso es que su mención al peronismo y el ruego por no votar la ley no hizo más que fortalecer a la oposición. La brújula no está en su eje en Cambiemos luego de los cachetazos que significó la crisis cambiaria y las críticas por el pedido de rescate del Fondo.

“Les pido a los senadores y gobernadores peronistas que sean responsables con el futuro de los argentinos y que no voten una ley inconstitucional”, aseguró en un mensaje grabado que duró poco menos de diez minutos.

“Durante años nos hicieron creer que los subsidios eran gratis, que la energía es barata, que no cuesta”, dijo, apelando a la “pesada herencia” de la gestión kirchnerista. “Es mentira que los subsidios al gas y a la electricidad no los paga nadie” y aseguró que se pagan “con más inflación y más deuda”, agregó.

Después, anticipando su veto y pidieron disculpas antes de tiempo, el Presidente le envió un mensaje a la clase media: “Sé lo que pesa una actualización de tarifas en el bolsillo, sé que no es fácil. Si hubiera habido otra manera, créanme que lo hubiera hecho. Si hubiera existido algún otro camino, lo hubiera tomado”.

“Confío que van a actuar de manera racional, porque la etapa del despilfarro terminó. Argentina no puede gastar más plata de lo que le ingresa. Apelo a la responsabilidad de senadores y gobernadores peronistas”. Con esa frase Macri cerró su discurso, en un intento extraño por causar un golpe de efecto a 48 horas de que el Congreso apruebe-probablemente-el proyecto de ley que frena los aumentos en los servicios de luz, agua y gas.