De “valijero K” a arrepentido: Juan Manuel Campillo, el protegido de Néstor que ahora ilusiona a Bonadio

El Canciller - Comentarios

Juan Manuel Campillo, el funcionario kirchnerista que se presenta como nuevo arrepentido en la causa de la fotocopia de los cuadernos, está a la espera de que el Juez Claudio Bonadio acepte su pedido y sería inminente su libertad.

Oriundo de Arequito, provincia de Santa Fe y contador público, comenzó su carrera política durante la gobernación de Néstor Kirchner en la provincia de Santa Cruz como secretario de Hacienda.

En 2008 asumió como ministro de Economía en la misma provincia bajo el mandato de Daniel Peralta pero renunció en 2009. Luego, pasó al frente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), el organismo dependiente del Ministerio de Agricultura que se disolvió en 2011 bajo decreto presidencial de Cristina Fernández de Kirchner.

A pesar de tener mucha relación con el matrimonio presidencial, Campillo siempre mantuvo un muy bajo perfil. Incluso también con su matrimonio.

Viudo del diseñador de indumentaria, Carlos Di Doménico, con quien fue denunciado por presunto lavado de dinero en una causa que lleva el juez Julián Ercolini y el fiscal Jorge Di Lello. La causa fue la realizada por un ex empleado de la pareja que denunció que lavaban dinero de la política y lo blanqueaban en sus negocios de Punta del Este y Buenos Aires. Un dato, la abogada es la actual asesora del Ministerio de Seguridad es María Florencia Arietto.

Además, a partir de la muerte de Di Doménico, que padecía leucemia, las sospechas de la familia recayeron sobre Campillo que fue su marido durante seis años. De hecho pidieron que se realicen autopsias para determinar las causas de la muerte, ya que no creen que su partida fue a causa de su enfermedad.

Catalogado como el “valijero K”, Campillo fue detenido junto con su sobrino Gastón hace un poco más de un mes, en Rosario donde vivía acusado de participar en el lavado de dinero de Daniel Muñoz, el ex secretario de Néstor, que giró según consta en la causa, más de 70 millones de dólares al exterior.

Se le adjudica la participación para llevar dinero a Estados Unidos, donde Campillo efectivamente estuvo en 2015 y 2016. El detenido, ahora devenido en arrepentido, había dicho que esos viajes fueron en calidad de turismo.